¿ÉTICA, EN LA POLITICA?

RADACCION PERIODICO EN LA MIRA

De tanto ver triunfar nulidades, prosperar la deshonra, crecer la injusticia, agigantarse el poder en manos de los malos, el hombre llega a desanimarse de la virtud, a reírse de la honradez, a sentir vergüenza de ser honesto”
• Roy Barbosa (1869-1923) Estadista, orador y escritor político brasileño.




En mi condición de hombre profano, pero bendecido con una bella familia, con miles de errores, algunos pagados con creses y cargando unas pocas cualidades, he ido tratando de introyectarme la praxis de la ética, no como un texto didáctico de moda; sino como una praxis llevada a cabo, al levantarme después de cada caída.

La ética es un río cuyas dos orillas son la verdad y la credibilidad, si una de las dos orillas no está presente, no hay ética.


Quién emborrona estas cuartillas, no quiere ser un dedo acusador, o un juez, sino que quiere reflexionar, sobre la conducta generalizada de los políticos, indistintamente el color de estos, o partido político donde operan.

Partiendo de la premisa del Periodista cubano Carlos Alberto Montaner:”Una cosa es lo que decimos ser y la otra lo que somos”, es ésta última la que configura nuestra postura ética, entendida ésta como aquella instancia desde la cual juzgamos y valoramos la forma como se comporta el ser humano y, al mismo tiempo la instancia desde la cual formulamos principios y criterios acerca de cómo debemos comportarnos y hacia donde debemos dirigir nuestra acción, designando con la palabra ética el comportamiento, la conducta y el actuar de las personas.

Esa actitud ética, y no lo que decimos que somos, es la que nos identifica y es ahí el punto neurálgico más débil de los políticos, hay una enorme… pero enorme distancia, entre su actitud ética y lo que dicen, es decir su retórica política.

Al respecto, traigo a cuento, lo señalado por Lech Walesa, político polaco, antiguo sindicalista y activista de los derechos humanos, cuando dice que “la ética es un río cuyas dos orillas son la verdad y la credibilidad” si una de las dos orillas no está presente, no hay ética.

Pero el político tradicional en su gran mayoría se caracterizan por una actitud en donde alteran la percepción o expresión de la realidad, en pocas palabras, poseen una mente partida en dos: una porción que se relaciona con la realidad y otra que interactúa, en mayor o menor grado, con un mundo imaginario o falaz; los políticos toman esta conducta como una condición normal y necesaria para perpetuarse en el poder y seguir consolidando la partidocracia a ciencia y paciencia de la sociedad civil que camina sin rumbo.

Pero bien, volvamos al asunto de la conducta “cuasi esquizofrénica” de nuestros rimbombantes políticos, quienes han aceptado esta conducta como condición normal, aunque sepan bien que es una enfermedad grave en cualquier mortal de la sociedad civil, que no pertenezca a la “Clase Política” como se autodenominan ellos.

Y fundamentándonos en la caracterización de Carlos Alberto Montaner señalamos 7 tipologías esquizofrénicas que caracterizan a los políticos pasados y actuales, y que Dios nos salve de los futuros.

1.- El político, predice sobre los valores familiares; pero tiene sus queridas y el problema es que las mantiene con el dinero del erario público.

2.- El político promueve la austeridad; pero es un botarate derrochador, ¡ah! esos viajecitos de trabajo en Europa con viáticos y todo.
3.- El político ensalza la sencillez, pero es un barroco y pomposo.

4.- El político, ataca la corrupción, más la tolera en su entorno íntimo… lo que ésta a la vista no quiere anteojos.

5.- El político, critica el nepotismo, siempre y cuando no se trate de sus familiares, sino veamos cuantos “hijines” están en la administración pública.

6.- El Político, establece inflexibles reglas del juego, para los mortales de la sociedad civil; pero no para sí, esto indistintamente de sus colores partidarios.

7.- El político, promueve el bien común, una vez que sus intereses están a salvo, no importa que éstos dañen el medio ambiente.

Como ven estas 7 tipologías esquizoides, unidas a la soberbia, lujuria, gula, avaricia, envidia, ira y pereza, coadyuvan a que los políticos sean propicios a la condenación de la historia.

Comentarios (1)

Weird skull guy suggests something he did as - 12 de Abril de 2017

Weird skull guy suggests something he did as thing Bar should emulate. Next week- why all pupils should have been forced to go on long inhi.nsteps.r.

Danos tu opinión





side-ads