Suenan Tambores de Guerra en Península Coreana


El conflicto entre las dos Coreas se remonta a 1945, Corea era una colonia de Japón.

Tras la rendición de Japón, los Aliados de la Segunda Guerra Mundial dividieron la península coreana por el paralelo 38, quedando en el norte las tropas soviéticas y en el sur las norteamericanas; tres años más tarde (1948) se divide en dos repúblicas Corea del Norte: República Popular Democrática de Corea del Norte, caracterizada por su sistema comunista y la República de Corea del Sur, reconocida por su sistema democrático capitalista.

“Las demostraciones de fuerza pueden acabar en una guerra de gran envergadura”



Los sistemas contrapuestos entre las dos Coreas, el capitalismo y el comunismo, incitaron una guerra que se inició en 1950. En esa guerra Corea del Sur acudió en ayuda de EEUU, mientras las Fuerzas Armadas de China y las tropas de la URSS estaban al lado de Corea del Norte. Tras una guerra que duró casi tres años en 1953, ambas Coreas firmaron un acuerdo de alto fuego, el cual consistía en que Corea del Sur y Corea del Norte, estarían divididas por la línea de demarcación militar en ambos de 4 kilómetros de anchura: “la zona desmilitarizada”.

A partir de esa fecha entre conflicto y firmas de declaraciones de reconciliación hasta la actualidad en donde las pruebas nucleares y de misiles trasatlánticos, pusieron en alerta a Corea del Sur, que cuenta con el apoyo militar y económico norteamericano.

Tras las últimas pruebas nucleares y de misiles, ordenadas Kim Jong-un, quién justifica su programa nuclear para evitar que la Norteamérica, provoque un cambio del régimen; ha reforzado su programa militar, y como la única perspectiva que garantiza su supervivencia, es contar con bombas atómicas que disuadan a Washington de derribarlo del poder.

En tanto el ataque estadounidense en Siria, ha provocado una progresión de tensión con Corea del Norte; Kim Jong-un calificó la acción militar americana de “inexcusable”. Estados Unidos ha subido la presión, mientras que Corea del Norte no cede, ante esto, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, por orden el presidente Donald Trump, ordenó el envío de un grupo naval de ataque, comandado por el portaaviones Carl Vinson, a la Península Coreana como una advertencia al régimen de Corea del Norte, esta flota se dirigía a Australia. La orden de cambiar llegó antes de una semana, la del 15 de abril, en la que Corea del Norte suele hacer demostraciones de fuerza.

La flota norteamericana tiene una gran capacidad y propulsión nuclear, es una de las mayores flotas estadounidense que desplaza cerca de 6.000 militares y 90 aviones y helicópteros.

Mientras el portavoz militar Dave Benham, sostiene “La amenaza número uno en la región sigue siendo Corea del Norte, debido a su programa de pruebas de misiles, irresponsable, desestabilizador y temerario, y a su búsqueda de armas nucleares”.

Lo preocupante de la situación, es que estas demostraciones de fuerza militar podrían terminar en una guerra de gran envergadura que nos llevaría a la temida Tercera Guerra mundial, que perjudicaría al mundo entero poniéndolo al borde de la extinción de la vida misma…¿Qué DIOS nos ampare y le dé lucidez a estos líderes guerreristas?

Comentarios (0)

Danos tu opinión





side-ads