¿FRACASO DE LAS AUTORIDADES?

Redacción: Equipo de Periódico En La Mira

El día de ayer al muy estilo de Don Sancho y Don Quijote, salieron el Fiscal General de la Republica y el Director General de la Policía Nacional Civil, brindando declaraciones, sacando el pecho, la frente en alto, manifestando que habían rescatado a la bebita de dos meses que el miércoles de la semana recién finalizada, había sido privada de libertad junto a su madre y una tía menor de edad quienes fueron asesinadas vilmente y de manera cobarde.



Hoy domingo 26 de marzo de 2017 amanecemos con la noticia de que en horas de la noche del mismo día en que la niña fue recuperada, en la misma casa, en la misma comunidad, asesinaron a Jackeline Liseteh Ortez de 29 años; el hecho se registró en Urbanización La Selva pasaje 15 casa número 15, jurisdicción de Ilopango , departamento de San Salvador.

Hoy domingo amanecemos con la noticia de que en horas de la noche del mismo día en que la niña fue recuperada, en la misma casa, en la misma comunidad, asesinaron a quien la tenia.



A eso de las 11:00 horas de la noche, varios sujetos llegaron a la casa, tocaron la puerta y salió a abrir la señora, es entonces cuando los sujetos disparan despiadadamente contra ella, caso ocurrido a escasas horas de la recuperación de la menor.

Horas antes a los medios de comunicación se les informó de la captura de dos mujeres y un hombre por este hecho; posteriormente el encargado de la investigación en nuestro país, el Fiscal General, manifestó a unos medios que las personas aún no habían sido detenidas, que solamente estaban retenidas.

Las preguntas, son: ¿Qué paso? ¿Por qué no detuvieron a la señora, si ella la tenía? ¡Le hubieran salvado la vida!, o ¿Si es qué ella colaboró?, ¿Por qué no brindaron régimen de protección a víctimas y testigos? Veamos que regula La Ley Especial para la Protección de Víctimas y Testigos en su Art. 10 titulado Medidas de Protección Ordinarias “Son medidas de protección ordinarias:

a) Que en las diligencias de investigación administrativa o de carácter judicial, no consten
los datos generales de la persona protegida, ni cualquier otro que pueda servir para su
identificación, pudiéndose utilizar para referirse a ellas un número o cualquier otra clave.
b) Que se fije la sede que designe la Unidad Técnica como domicilio de las personas
protegidas, para efectos de citaciones y notificaciones.
c) Que las personas protegidas sean conducidas a cualquier lugar donde hubiere de
practicarse alguna diligencia o a su domicilio, de la manera que disponga la Unidad
Técnica.
d) Que durante el tiempo que las personas protegidas permanezcan en los lugares en que
se lleve a cabo la diligencia, se les facilite un sitio reservado y custodiado.
e) Que las personas protegidas comparezcan para la práctica de cualquier diligencia,
utilizando las formas o medios necesarios para imposibilitar su identificación visual.
f) Que la persona protegida rinda su testimonio en ambientes no formales, ni hostiles, y
que se grabe su testimonio por medios audiovisuales para facilitar su reproducción en la
vista pública cuando sea necesario o la persona no pudiere comparecer.
g) Que se cambie el número telefónico de la persona protegida.
h) Que se impida que la persona protegida sea fotografiada o se capte su imagen por
cualquier otro medio.
i) Que se prohíba que cualquier persona revele datos que permitan identificar al protegido.
j) Cualquier otra que estuviere acorde a los principios establecidos en la presente Ley.”

Estas medidas son las que generalmente la Fiscalia General de La Republica brinda a delincuentes arrepentidos.

Pero si están las medidas extraordinarias ¿Que dicen? Veamos en el Art. 11 de la mencionada ley que se titula Medidas de Protección Extraordinarias.

“Son medidas de protección extraordinarias las siguientes:

a) Brindar seguridad policial mientras se mantengan las circunstancias de peligro.
b) Proporcionar residencia temporal en albergues o lugares reservados.
c) Facilitar el cambio de residencia, lugar de trabajo o centro de estudios.
d) Facilitar la salida del país y residencia en el extranjero de las personas protegidas, cuando
las medidas antes señaladas sean insuficientes para garantizar su seguridad. En este caso
se podrá considerar la expedición de documentos para una nueva identidad, lo cual será
sujeto de un régimen especial.
e) Cualquier otra que estuviere acorde a los principios establecidos en la presente Ley”.

Tenemos las herramientas y si decidió colaborar ¿Por qué no le brindaron ninguna de estas medidas de protección a Jacqueline Liseteh Ortez? ¿Será qué no se pensó con acierto y precisión en el porvenir de los hijos o hijas de esta señora?, ¿Qué ellos no tienen derecho a una madre y un padre un hogar? o ¿Qué solamente la bebita raptada tiene esos derechos?.

Y entonces ¿Dónde queda la eficacia del artículo dos de nuestra Carta Magna?.

Comentarios (0)

Danos tu opinión