EDITORIAL

Sigfrido Reyes, ha sido nombrado Embajador en Misión Especial para la promoción de las exportaciones e inversiones salvadoreñas, designación otorgada por el Órgano Ejecutivo, en el ramo de Relaciones Exteriores.



Con el citado nombramiento Sigfrido Reyes goza de inmunidad, la cual esta legislada en el artículo 236 de la Constitución de la República, radica en que un funcionario responde por los delitos “ante la Asamblea Legislativa” y no ante un tribunal común.

Blindan a funcionario investigado por irregularidades patrimoniales “Lo investigan por enriquecimiento ilícito”

La Asamblea declara si hay o no lugar para la formación de la causa judicial.

Reyes es el actual presidente del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA) y es uno de los funcionarios cuyo salario es mayor que la del Presidente de la República. Anteriormente fue diputado y luego Presidente de la Asamblea Legislativa en el período del 2006 al 2015, donde fue duramente por compras prolijas y despilfarro de fondos del citado Órgano del Estado.

Sigfrido Reyes, está siendo investigado por indicios de enriquecimiento ilícito por la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, ya que su patrimonio creció Según sus declaraciones patrimoniales, Reyes reflejó un incremento del 218.6 % en su patrimonio entre 2006 y 2015, periodo en el cual fue diputado de la Asamblea Legislativa en representación del FMLN. Reyes declaró un patrimonio de $327,990 en 2006 y de $1.04 millón al final de su periodo, en mayo de 2015.

Por parte del gobierno sobran las justificaciones, pero en el fondo lo que buscan es blindarlo ante las investigaciones y la probabilidad de salir enjuiciado.

Las dos administraciones del FMLN, se han caracterizado por tener un gran número de funcionarios implicados en actos de corrupción en escasos 10 años, con mayor número de casos que en las administraciones pasadas, en donde también hubo casos sonados de corrupción.

Pero estas administraciones del FMLN, han superado la corrupción democristiana durante el gobierno del Ingeniero José Napoleón Duarte, persona visionaria, que ingenuamente se dejó rodear por corruptos, y es lo que le está pasando al Profesor Sánchez Cerén, que está copado por funcionarios pragmático utilitarios, que buscan su compostura y no el bien del país.

Del caso de Funes, ni hablar “lo que está a la vista, no quiere anteojos” fue el gobierno de la compostura y de las piñatas y que ojalá, se le aplique todo el peso de la ley.

Con Sigfrido Reyes, ya era obvio su situación de irregularidades, pues ya parece el Rey Midas, que todo lo que toca se le convierte en oro, ¡qué suerte!... es de los pocos salvadoreños que ha podido ahorrar a montones y llegar a ser un hombre millonario.

Para muestra un botón: en el 2014 Reyes compró unos lotes en Santa Elena, zona exclusiva del departamento de La Libertad, pero en su informe de Probidad el expresidente de la Asamblea no informó de la compra de estos lotes al Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) por $440,544, 39 % más bajo que el precio que el IPSFA lo vendía.

¡Qué Dios nos libre de estos funcionarios!

Comentarios (0)

Danos tu opinión