Plan de Control Territorial no está funcionando

A las cero horas del jueves 20 de junio de 2019 arrancó el “Plan Control Territorial” con el que el gobierno del Presidente Nayib Bukele pretendía restaurar la seguridad en El Salvador, el plan inició focalizando los planes en algunas zonas del país.

La noticia causó una esperanza para los miles de miles de salvadoreños que estaban siendo extorsionados por las maras y pandillas que dominan gran parte del territorio nacional.

El director general de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza Chicas, dijo que los 12 municipios priorizados son San Salvador, Mejicanos, Apopa, Soyapango, Ilopango, San Martín, Santa Tecla, Colón, San Marcos, Ciudad Delgado, San Miguel y Santa Ana. “Prácticamente estamos hablando del área metropolitana”, indicó.

Chicas aseguró que con el plan “se buscaría tener presencia de control territorial” y “atacar los lugares que están siendo extorsionados”. Indicó que ya cuentan con un “mapeo” por parte de la Policía.

El director de la PNC dijo que de un total de 23 mil policías, habían desplegado 2,500 de estos y 3,000 miembros de la Fuerza Armada en las zonas urbanas priorizadas; el resto de unidades policiales continuarán trabajando en todo El Salvador.

El 12 de julio de 2019 inició la segunda fase del plan Control Territorial que para este año tendrá una inversión de $158 millones; estos como parte de los $575.2 millones con los que se pretende financiar el referido plan de seguridad en su totalidad, según el documento presentado por el Ministerio de Hacienda a la Asamblea Legislativa.

Otros $30 millones serán usados en programas educativos y de capacitación para jóvenes en riesgo más $2.8 millones proyectados para reparar las escuelas en mal estado.

En el documento se detalla que $30 millones serán destinados a la creación de más de 28 bibliotecas y dos millones más para operarlas.

El presidente de la república lanzó de manera oficial la tercera fase del Plan Control Territorial, denominada «Modernización», y la cual está enfocada en tecnificar con mejores equipos a los elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) y Fuerza Armada de El Salvador (FAES) para combatir eficientemente las bandas de criminales.

«Durante décadas no se le ha dado a la Policía Nacional Civil, así como no se le ha dado a nuestra Fuerza Armada, el lugar y el reconocimiento que merecen por la labor que realizan todos los días», afirmó el mandatario.

El plan tendrá un costo de $210.1 millones, los cuales están incluidos en el monto de $575 millones estipulados por el Ministerio de Hacienda y que fueron presentados hace algunas semanas a la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa.

El Presidente también aseguró que en los próximos días se incorporarían cinco centros históricos de los municipios en el plan de seguridad: San Francisco Gotera, San Vicente, Zacatecoluca, Chalatenango y Cabañas.

El 1 de agosto de 2019 el Presidente Bukele lanzó la tercera fase del Plan Control Territorial, la cual se ha denominado «Modernización», y está enfocada en tecnificar con mejores equipos a los elementos de la PNC y Fuerza Armada  para combatir eficientemente las bandas de criminales.

Según dijo, el nombre de la fase se debe a que ambas instituciones encargadas de la seguridad contarán con mejor armamento, chalecos antibalas, uniformes, cascos tácticos, radios, mejores patrullas, helicópteros, drones, cámaras con visión nocturna en las esquinas de las calles, mejores puestos policiales, entre otros elementos para hacer más eficiente el combate a la delincuencia.

«Durante décadas no se le ha dado a la Policía Nacional Civil, así como no se le ha dado a nuestra Fuerza Armada, el lugar y el reconocimiento que merecen por la labor que realizan todos los días», afirmó el mandatario.

Según expresó el Presidente, la tecnificación y modernización de las instituciones de seguridad permitirán «que un elemento pueda hacer el trabajo de cinco elementos porque ahora en la noche, si tenemos que buscar en un matorral, tenemos que mandar 40, 50 elementos a buscar lo que con un dron con cámara térmica pudiéramos hacer. Entonces ya no crecemos solo en número, sino en la capacidad de lo que cada uno de ustedes puede hacer teniendo tecnología y recursos a disposición».

El plan tendrá un costo de $210.1 millones, los cuales están incluidos en el monto de $575 millones estipulados por el Ministerio de Hacienda y que fueron presentados hace algunas semanas a la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa.

El Presidente también aseguró que en los próximos días se incorporarían cinco centros históricos de los municipios en el plan de seguridad: San Francisco Gotera, San Vicente, Zacatecoluca, Chalatenango y Cabañas.

Toda esta información causó esperanza para la mayoría de salvadoreños que viven asediados por las maras y pandillas y otros delincuentes, sin embrago la esperanza comenzó a desmoronarse porque lo esperado no se hizo realidad. Las pandillas siguen dominando los barrios y colonias en todo el paós, pero principalmente en el gran San Salvador.

Los pandilleros y mareros están jugando mica con los policías pues los tienen bien controlados y cuando se dan cuenta que intervendrán en algún lugar se escapan, la policía llega y no los encuentra, al irse la policía los pandilleros regresan.

Por su parte los habitantes de estos lugares continúan siendo amenazados pr los delincuentes y aquella persona que se atreva a denunciar algo es ejecutada por los mareros, y es que estos tienen informantes en esos lugares, personas que colaboran con ellos algunas son familiares como madres o hermanos o vecinos que por esta información tienen cierto respaldo de los delincuentes.

Ante esta dura realidad es necesario que las autoridades, comenzando por el Presidente Bukele se ingenien otro plan de ataque de lo contrario de invertirán millones de dólares y los pandilleros seguirán dominando gan parte del territorio nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *