Plan de Control Territorial no está funcionando III

El jueves 20 de junio de 2019 arrancó el “Plan de Control Territorial” con el que el Gobierno del Presidente Nayib Bukele pretendía restaurar la seguridad en todo el territorio salvadoreño, el plan inició focalizando los planes en algunas zonas del país.

La noticia causó una esperanza para los miles de miles de salvadoreños que estaban siendo extorsionados por las maras y pandillas que dominan gran parte del territorio nacional.

Sin embargo, el Plan no ha dado los resultados esperados pues los delincuentes siguen dominando el territorio nacional, extorsionados a los medianos y pequeños comerciantes, obligando a algunas familias a abandonar sus lugares de vivienda, acosando a las jovencitas y amenazando a los muchachos y padres de familia.

El director de la PNC Mauricio Arriaza Chicas dijo, en su momento, que los 12 municipios priorizados son San Salvador, Mejicanos, Apopa, Soyapango, Ilopango, San Martín, Santa Tecla, Colón, San Marcos, Ciudad Delgado, San Miguel y Santa Ana, estarían controlados, pero eso no fue cierto.

En la actualidad las cosas siguen igual. Los vendedores de lácteos, comestibles, dulces y galletas, elementos de primera necesidad, etc., siguen pagando la mal llamada renta. Y en la mayoría de casos la pagan con su propio dinero ya que algunas empresas se están negando a apoyarlos.

Anteriormente las empresas aportaban parte del pago a los delincuentes, pero por órdenes del Ministerio de Seguridad y de la Policía Nacional Civil, los empresarios han dejado de pagar, aduciendo que si lo hacen serán sancionados porque de esta manera están financiando a las maras y pandillas.

Sin embargo, la realidad en la calle es otra porque los vendedores que visitan los barrios y colonias en sus camiones repartidores siguen pagando de lo contrario los pandilleros no les permiten entrar a comercializar sus productos, ante esto los dueños de las empresas se hacen los desentendidos y por el contrario amenazan a los vendedores con despedirlos si no cumplen con sus metas.

Periódico digital En La Mira platicó con algunos vendedores llamados ruteros que visitan estos lugares quienes manifestaron que lo que ha cambiado es la forma de pago y la estadía de pandilleros en las zonas que dominan.

Antes los mareros y pandilleros estaban en las entradas, ahora se comunican con los vendedores por medio de llamadas telefónicas y les dicen dónde y a qué horas entregaran las mal  llamadas rentas, si no lo hacen reciben amenazas de muerte e incluso les dicen que van a quemar los camiones repartidores.

La situación está tan crítica que muchos vendedores han abandonado sus trabajos y han buscado obtener algunos ingresos de otra forma en la que no tengan que tratar con los delincuentes y exponer sus vidas.

Sobre esta situación tanto el señor Presidente Nayib Bukele como el director de la PNC, Mauricio Arriaza Chicas, se han quedado callados y siguen exigiendo más dinero para el plan de control territorial, algo que han cuestionados los diputados de la Asamblea Legislativa porque éste no ha dado los resultados esperados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *