Es necesario ordenar gastos en Asamblea Legislativa

La Asamblea Legislativa es el órgano del Estado más cuestionado por una serie de irregularidades que se dan en su interior, entre ellos: los altos salarios a empleados de las diferentes fracciones políticas, la excesiva cantidad de plazas en los partidos representados en el parlamento, el nepotismo existente en los puestos de trabajo, los viajes y gastos innecesarios que realizan los diputados, entre otros.

Como Periódico digital En a Mir Noticias creemos que esto debe terminar. Los salvadoreños debemos decirles a los diputados basta ya de gastar indiscriminadamente los fondos de la Asamblea Legislativa, y exigir que se realice un control minucioso de este dinero que perfectamente podría ser investido en otras necesidades que tiene nuestra querida nación como: la construcción de nuevas escuelas, reparación de las que se están cayendo, construcción de calles a comunidades de escasos recursos económicos, construcción de unidades de salud en todos los municipios del país, abastecimiento de medicinas de calidad a los diferentes hospitales, aumentar el salario de los maestros, en fin son tantas cosas las que hacen falta y ante estas necesidades no es justo que los diputados se estén dando la gran vida con fondos nacionales.

Este miércoles, se conoció una noticia señalando que ARENA  tiene asignados: 422 empleados. En promedio, cada diputado tiene 11 empleados, en contraposición al PDC, que solo tiene tres diputados y 84 empleados, lo cual equivale a 28 empleados por cada legislador.

Otro caso similar es el de GANA, que según la denuncia del partido Nuestro Tiempo que puso en el Tribunal de Ética Gubernamental, el diputado Guillermo Gallegos tiene empleados a once de sus familiares en la Asamblea Legislativa, violando la ley de Ética que prohíbe las contrataciones de parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.

Los demandantes señalan que Gallegos mantiene con plazas a tres hermanos de su esposa y al esposo de su hermana, entre otros.

Estos datos solo son la punta del iceberg. Se utiliza afirmación para referirnos a que solo se sabe de un asunto una ínfima parte de lo que realmente es o, por ejemplo, cuando se ha destapado un escándalo de corrupción y se sabe con certeza que tras el mismo hay una trama mucho más importante.

Ante esta dura realidad es necesario que los salvadoreños seamos más acuciosos, que no nos dejemos engañar por los políticos, que les pidamos cuentas claras de sus acciones y obligaciones, solamente así lograremos un cambio positivo, de lo contrario seguiremos estando en sus manos y ellos seguirán jugando con nosotros. El pueblo salvadoreño tiene la palabra, actuemos y saquemos nuestro país adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *