La realidad de los agentes de la PNC ante medidas tomadas por el COVID-19

Por Víctor Manuel L.

Con el COVID-19 el Plan Control Territorial está quedando en el olvido, ya nadie habla de las pandillas, los sectores se están quedando solos,  ¿será que ya no existen las pandillas? Ya no se habla del equipo táctico ofrecido a la Policía y FAES, aunque se hayan aprobado los famosos 92 millones? Será que ahora se saca más provecho de parte del Gobierno hablar del COVID-19, que hablar de la inseguridad, será que es una justificante más creíble?

Lo irónico de todo esto es que a los reos ya se les entregó un kit para la pandemia, mientras que a los policías no se les quiere dar mascarías, pero ni de esas de dólar; mucho menos alcohol gel y guantes. Asimismo, por un lado se habla de prevenir por parte del Gobierno: que no se quieren aglomeraciones de gente, pero ordenan que se suspendan licencias en FAES y policías. Lo que significa un riesgo de contagio muy peligroso. Les interesa más a las jefaturas y al mismo Gobierno infundir miedo en la policía, FAES y población, mientras ellos se benefician del caos y la gente se olvida de otros temas como la inseguridad.

Como dicen en río revuelto ganancia de pescadores, se nos ordena prohibir las ventas ambulantes, cerrar mercados donde va la gente de estratos bajos, como el Sagrado Corazón, pero no se cierran el Selectos y las Despensas Familiares, por el contrario se ordena cuidarlos para que no hayan saqueos, se ve muy claro quiénes son los ganadores y quiénes son los perdedores, mientras los policías básicos y soldados rasos siguen trabajando sin parar, solo con el pretexto que es una emergencia.

¿Será que quieren que hayan policías y soldados infectados para que sea más creíble la cosa? Mientras los jefes van y vienen a sus casas los policías no pueden. Se ve muy claro que entre los perdedores de esta situación también estamos los policías y soldados, nos hacen trabajar sin descanso como si fuéramos robot, olvidando la parte humana.

No se ve un plan muy claro en nuestras jefaturas están improvisando ya que se hacen acciones antes de la planificación, lo que importa es generar imagen mediática en los medios de comunicación.

Es bonito decir «Quédate en casa», cuando se vive  en una mansión con todas las comodidades; pero todo lo contrario cuando se va pasando con lo que míseramente se gana en el día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *