El Salvador, una república bananera


Por Elmer Villalobos

El escritor estadounidense O. Henry acuñó por primera vez el término “República Bananera” en su libro el «El Almirante», que fue publicado en 1904. Para ese entonces, O. Henry vivía en Honduras, de donde se supone tomó la forma de gobierno y clima político para crear “Anchuria” nombre de la que él llamó República Bananera en su libro.

O. Henry catalogó esa república una nación corrupta, inestable políticamente y manejada por gobiernos militares, los cuales disponían de las leyes para hacer lo que mejor les pareciera.

Esta nación era explotadora de la agricultura de plantación y monocultivo a gran escala, en especial el banano, uno de los productos agrícolas más importantes de Honduras en ese entonces y cuya producción estaba dirigida por la empresa norteamericana United Fruit Company.

Esta empresa estadounidense que ejerció una influencia enorme sobre la política interna de América Central desde finales del siglo XIX hasta la década de 1970, ya sea mediante el abuso de su poder económico, amenazas de violencia o sobornos a gobernantes, y que incluso preparó un golpe de Estado apoyado por la CIA contra el presidente guatemalteco Jacobo Arbenz.

Desde ese entonces, el concepto de “República Bananera” se ha acuñado a países de varios continentes, pero en especial a los Centroamericanos y del Caribe.

El Mayor General del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos Smedley Butler, quien en 1935 escribió en su famoso libro “La guerra es un latrocinio” sería quien más participara en lo que se llamó “Guerras Bananeras”, en la cual el gobierno norteamericano apoyaba o influía en países tercermundistas para mantener regímenes autoritarios plagados de corrupción y violaciones a los Derechos Humanos.

“Cuando miro hacia atrás, considero que pude haber dado a Al Capone algunas sugerencias. Él, como gángster, operó en tres distritos de una ciudad. Yo, como Marine, actué en tres continentes”, dijo Butler en referencia a su participación de las “Guerras Bananeras”.

En 1971 el director estadounidense Woody Allen presentó su película “Bananas”, conocida también como “La locura está de moda”. Esta película está recreada en el país imaginario de “San Marcos”, cuya localización es América Central.

En esta nación imaginaria hay un dictador estrambótico y autoritario, pequeños grupos rebeldes que luchan contra el poder, existe una influencia real del gobierno norteamericano, además de un pueblo que acepta la corrupción del mandatario como una cosa normal del que nadie debe de exaltarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *