Adolfo Hitler se suicida junto a su esposa Eva

Un día como hoy, de 1945, acorralado por las tropas del Ejército Rojo, después de casarse con Eva Braun y dejar estrictas órdenes sobre cómo proceder con sus restos y los de su flamante esposa, Adolf Hitler se suicidaba en su búnker.

En los días finales previos a la invasión de Berlín por parte de los Aliados, en medio de una reunión donde se iba a examinar la posibilidad de admisión pública de que la derrota de Alemania en la guerra era inminente, Adolf Hitler tuvo una crisis nerviosa y entró en un estado de histeria culpando a los generales de traición…

Salió de aquella reunión desmoronado anímicamente, incluso expresando su deseo de matarse… Adolf solicitó a su médico Werner Haase que le recomendara un método confiable de suicidio; Haase le sugirió que combinara una cápsula de cianuro, seguido de un balazo en la cabeza.

A finales de abril de 1945, Hitler se enteró de que Heinrich Himmler, Reichsführer de las Schutzstaffel, y uno de los principales líderes del Partido Nazi, intentaba de manera independiente de negociar la paz a través de un tratado y aquel fue su punto de quiebre a nivel emocional; así empezó a desarrollar síntomas de paranoia que se vieron acentuados al enterarse de la ejecución de su gran aliado Benito Mussolini. Hitler juró no compartir la misma suerte…

Al amanecer del 30 de abril, Hitler reunió a todo el cuerpo médico y a sus ayudantes, dándoles instrucciones de cómo debían actuar en el momento del suicidio y qué hacer con su cuerpo y con el de Eva Braun, con quien se había casado horas antes.

Al mediodía se reunió con sus secretarias y almorzó silenciosamente, despidiéndose de ellas y regalándoles una cápsula de cianuro…

Al final de la tarde, Hitler y Eva se reunieron a la sala de mapas contiguas al despacho privado, cerraron la puerta y poco después se escuchó un disparo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *