El gran capital está desesperado porque sus ingresos han disminuido y claman por una reapertura comercial

La Prensa Gráfica fue fundada el 10 de mayo de 1915, por José Dutriz y El Diario de Hoy apareció por primera vez el 2 de mayo de 1936​ y fundado por Napoleón Viera Altamirano y su esposa Mercedes Madriz de Altamirano. Ambos periódicos nacieron para defender los intereses económicos de la oligarquía y de los gobiernos de turno, informado a su modo, desde su puno de vista sobre los hechos nacionales e internacionales, a su antojo para influir en sus lectores, y de esta forma influir en su forma de pensar y de actuar.

En esos tiempos, estos periódicos tenían una credibilidad tal, que medio mundo aceptaba sus noticias, pero los tiempos han cambiado y hoy 105 años después la mayoría de salvadoreños han entendido qué intereses defienden estos matutinos; y no solo es, miles de salvadoreños han dejado  de comprarlos, y hasta los cuestionan y los señalan como “vende patria”.

Como periódico digital En La Mira Noticias, queremos dedicar este editorial basándonos en las noticias que han venido publicando estos rotativos en las cuales señalan que es necesario abrir la actividad económica y comercial del país porque su estancamiento traerá repercusiones negativas a El Salvador. A esto se han sumado  políticos de recha encabezados por el partido ARENA,  juristas pagados por la oligarquía, analistas económicos financiados por el gran capital y algunos sectores que creen en estos planteamientos.

Y es que en lo que dicen, y en la forma en que lo plantean, parece ser que tienen toda la razón y que están preocupados porque el país se está hundiendo por la falta de actividad comercial, que como ellos lo plantean es lo que permite que las empresas sigan trabajando y de esta manera poder pagar salarios a miles de miles de salvadoreños asalariados quienes en estos momentos no tienen dinero para comer, ni para pagar las cuotas de los servicios como agua, energía eléctrica, salud, educación, alquiler de casas o pago de mensualidades.

A simple vista esto es cierto, miles de salvadoreños están al borde de la quiebra, pero no al borde del colapso total, si somos observadores nos daremos cuenta que los hogares, incluso los más pobres van saliendo adelante día a día con sus necesidades, porque de una u otra forma consiguen para solventar sus gastos. Es más la solidaridad humana ha resurgido y algunos grupos como estudiantes, médicos, empleados, asociaciones, iglesias y otros entregan víveres a los más necesitados. Por supuesto que hace falta más, pero la vamos psando.

Por otra parte, los que sí están preocupados porque sus ingresos millonarios se han detenido o han bajado son los grandes empresarios aglutinados en la ANEP o en la Cámara de Comercio, la ASI y otras entidades. Estos han visto que sus negocios no están funcionando como ellos  esperan y esto les preocupa. Ante eso piden a gritos que se levante la cuarentena y que retorne la actividad comercial, pasando la  responsabilidad a la población, señalando que aquellos que no quieren ser contagiados deben cuidarse y por ende cuidar a sus familias, pero el comercio debe empezar a funcionar lo antes posible.

A estas demandas se han sumado el Diario de Hoy y la Prensa Gráfica, obedeciendo la orden de sus financistas, de los que se anuncian en sus medios de comunicación, de los que les dan de comer. Vamos a ver hasta donde tienen poder estos periódicos  y si lograr que se abra el movimiento comercial antes de que el Gobierno logre estabilizar los contagios de la pandemia del Covid-19. Vamos a ver si siguen siendo poderosos y como antes influyen en la forma como se dirige el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *