El tradicional Día de la Cruz

Cada tres de mayo en El Salvador se celebra el Día de la Cruz, una tradición religiosa que infundaron los españoles, que consiste en la colocación de una cruz elaborada de árbol de jiote, en el patio de las casas y se adorna con frutas de la temporada como mangos, guineos y marañones.

El Día de la Cruz es una celebración que proviene de la fusión religiosa entre las costumbres españolas de la Santa Cruz, que según la historia se refiere al hallazgo por Santa Elena de la Cruz de Cristo, en época del Emperador Constantino, y el tributo indígena a la madre tierra y al dios Xipe Totec.

Antes los diferentes mercados del país, principalmente el mercado San Miguelito se vendían las cruces de jiote elaboradas de forma artesanal y en diferentes tamaños para que los salvadoreños  las compraran y las pusieran en los patios de sus casas.

La tradición era que todos, especialmente los niños y niñas llegaran, adorar  la cruz y tenían derecho a agarrar una fruta y llevársela. Esta tradición ha id  despareciendo poco a poco y ahora son raras las familias que lo hacen.

En las cruces se ponen diferentes frutas, pero lo que no puede faltar son los “coyoles” para adornar la cruz que se coloca en el patio de las casas con mangos, guineos y marañones.

Las personas de tercera edad dicen que en las casas donde no se coloca una cruz  el diablo llega a bailar por la noche. De ahí, que la mayoría de hogares católicos ya tienen un sitio especial para colocar cada tres de mayo, el tradicional altar.

Las comunidades indígenas aseguran que esta arraigada tradición es el punto de partida de la época lluviosa, del nacimiento de las flores y de los frutos de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *