Fabio Castillo reconoce las virtudes de Nayib Bukele, pero también le señala sus errores

En una entrevista que el Diario de Hoy le hizo al doctor Fabio Castillo sobre cuál es su opinión sobre el manejo que el Presidente Nayib Bukele le está dando a diferentes temas de interés nacional dijo que es algo que “nos debe preocupar, que los funcionarios están dispuestos a decir cualquier tontería con tal de intentar justificar los errores del Gobierno”.

A criterio de Fabio Castillo El Salvador se encuentra en un infierno jurídico, por los pleitos que han surgido entre el Gobierno del Presidente Nayib Bukele y los otros dos poderes del Estado, la Asamblea Legislativa y la Sala de lo Constitucional.

Castillo dice que no cree que los miembros del departamento jurídico de Casa Presidencial estén trabajando ad honorem como lo afirmó Bukele recientemente y señaló que se acaba de descubrir que reciben un pago por contrato que “es seguramente superior al que le correspondería por ley al cargo que están desempeñando”. Fabio Castillo señala que esto no es nada nuevo pues es lo que hacían los presidentes anteriores que bajo de agua pagaban salarios a mucha gente.

Castillo reconoce que Nayib Bukele es un hombre de grandes cualidades, una de ellas es “lograr una mística de trabajo”, y esto produce que todos sus empleados están dispuestos a trabajar en cualquier lugar, a cualquier hora y sin importarles si es vacación, si es de noche, si es de día. Pero esa mística ha llegado a un extremo. Castillo señala que los funcionarios y los empleados no solamente le son leales, sino que “procuran con estupidez”, justificar los errores del Gobernante diciendo “cosas incoherentes, contradictorias”, y absurdos jurídicos como en el caso de la pandemia.

Sobre la construcción de los hospitales señaló que es na medida acertada, pero hay que transportar  los gastos, la inversión, los contratos “que no sé quién los ha impulsado que no están del todo transparentes”. A criterio de Castillo, Nayib Bukele debería aclarar todas esas cosas y dar toda la información que le sea solicitada. “Sobre todo porque no solo son 70 millones, sino 9 mil millones de dólares que nos dejan en indefensión frente a cualquier otro desastre”.

Fabio Castillo recordó que cuando fue miembro de la alcaldía de San Salvador le propuso que las sesiones fueran públicas y abiertas a la prensa. “Para mí extrañeza, Nayib y los concejales del Frente se opusieron… Dejé de luchar y me conformé con que no iba a haber información” Sin embargo, Fabio acepta que en el país existen medios que defienden a la derecha nacional y al gran capital: “Hoy estamos en lo mismo (…) Y es indispensable que los medios de comunicación trasmitan la información objetivamente, porque hay muchos medios que trasmiten sesgadamente. Pero le voy a decir una cuestión, hay muchas cosas que me tienen intranquilo.

Castillo coincide con Bukele quien señaló que en la Asociación Nacional de la Empresa Privada, ANEP, no  están representadas todas las empresarios salvadoreños y que más  bien es una entidad con fines políticos. “Yo no creo que ANEP sea la representante legítima del sector privado. Es la representante legítima de los dueños de los medios de producción, pero en el sector privado además de los dueños están los trabajadores y ANEP nunca ha representado a los trabajadores, más bien se ha opuesto a los trabajadores”.

Sobre los consejos que podría dar al Presidente Bukele para terminar con estos pleitos, entre los tres poderes del Estado, Fabio castillo aclaró que a él no le gusta dar consejos si no se los pide, pero si puedo opinar sobre lo que cualquier Presidente debe hace: “Primero, tener un equipo jurídico que realmente conozca el Derecho. Segundo requisito, que además de conocer el Derecho sean capaces de decir con franqueza su opinión al Presidente. Aunque los destituya. Es mejor ser destituido por ser correcto que ser ascendido por ser incorrecto. Y tercero que sean capaces de denunciar irregularidades legales que se den dentro de CAPRES”.

Castillo señala que sería recomendable crear una comisión de reforma constitucional que proponga reformas constitucionales pero que sus resultados se presenten hasta después del año 21, “porque si se habla de reforma constitucional la gente va a creer que se quiere buscar una reelección de Nayib. Si se presenta después del 21 ya no se puede hacer una reforma antes del 24, porque la Asamblea del 21 al 24 aprobaría y la del 24 en adelante es la que ratificaría con dos tercios de los votos”.

Señala que el beneficio sería evitar “los errores y arbitrariedades y omisiones y los funcionarios de abajo hacen iguales o peores cosas y a todos se les olvida que responden personalmente de lo que hagan…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *