La otra cara de la moneda sobre los $250 millones que no aprobaron los diputados de ARENA y FMLN

Los diputados de la Asamblea Legislativa se fueron de vacaciones agostinas sin ratificar el préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por 250 millones de dólares, que venció este sábado 31 de julio. Esto es lo que han publicado la mayoría de medios informativos sobre lo que paso este viernes en el parlamento.

Como periódico En La Mira, hemos cuestionado las acciones de los diputados que en muchas ocasiones actúan buscando beneficios propios o a favor de sus grupos políticos, lo cual es bastante común en el Salón Azul; sin embargo, ahora queremos dar nuestra opinión sobre lo que no se ha dicho en tormo a los 250 millones de dólares que no fueron aprobados este viernes.

Sobre esto, el Presidente Nayib Bukele y sus ministros han expresado una serie de críticas a los diputados de la Asamblea Legislativa, especialmente a los del FMLN y ARENA, que al final de la jornada no cedieron los votos para que el Gobierno tuviera acceso a ese préstamo, que realmente se necesita para cubrir una serie de gastos, ya que el Ejecutivo está en serios aprietos financieros productos de los enormes desembolsos que ha realizado hasta el momento.

Ayer, el presidente de la Asamblea, Mario Ponce dijo: “La ratificación de este crédito necesita de 56 votos. Los recursos no deben ser usados con criterio ideológico y partidario. Queremos que se resuelvan los problemas del país”.

Por su parte, el ministro Alejandro Zelaya para dejar mal parados a los diputados, antes de retirarse de la comisión dijo que Bukele le llamó y le dijo: “Ministro levántese y no siga en ese show  y no siga en esa changoneta que están haciendo…si la Asamblea Legislativa va chantajearlo, a faltarle el respeto a un Ministro, a faltarle el respeto al  Gobierno y a condicionar a que todos sus juegos se hagan solo porque se amedrentan y se van un montón de diputados de la comisión y los hace hablar y hablar y hablar, eso ya lo conocemos es una práctica política”.

Sin embargo, la realidad es otra, lo que Bukele quiere es dinero para recuperar los fondos que desvió desde los ministerios. El mandatario  agarró fondos de Seguro Social, de los pensionados, de los veteranos de guerra para la emergencia que generó el Covid-19. Ahora Bukele quiere recuperar ese dinero, pero los diputados le pidieron explicaciones del por qué hizo esas transacciones y el Presidente no ha dado explicaciones.

El nuevo ministro de Hacienda,  Alejandro Zelaya, se negó a dar estas explicaciones a los diputados del FMLN y AREA y al final se retiró, brindado las anteriores declaraciones a la prensa.

Otro punto que los diputados le cuestionaron al Ministro es por qué de los 250 millones de dólares solo 30 millones van para Salud. Lo que realmente pasa es que Bukele, lo que quiere es tapar el hoyo financiero del dinero que agarró y compensar ese dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *