Deportes

Alianza podrían soñar con un histórico pase a cuartos de final en la Concacaf

Con el empate de  0 a 0 Alianza contra el Monterrey de México, los albos podrían soñar con un histórico pase a cuartos de final en la Liga de Campeones de Concacaf.

Jorge “Zarco” Rodríguez colocó a su once de gala, aunque con doble contención, por lo que tuvo que sacrificar a Marvin Monterroza, quien apareció en el banquillo.

Alianza fue el primero en tirar a marco con un cabezazo de Henry Romero que se fue desviado tras un saque de esquina, al minuto 2.

La segunda llegada de los albos fue con un disparo potente de Óscar Cerén que buscaba el palo derecho del portero Marcelo Barovero, al 15′.

Volvió a llegar Alianza al 25′ en una jugada individual de Bladimir Díaz, pero se le acabó aire y las ideas para disparar con potencia o colocación.

Los blancos pusieron nuevamente en aprietos al combinado mexicano en una jugada de Jonathan Jiménez por izquierda, que acaba en un centro para Cerén, pero, incómodo, el dorsal “9” saca un disparo de media vuelta que se fue por un costado, al 28′, y un minuto después fue Díaz quien sacó un remate fácil para Barovero.

Ese fue el mejor pasaje del equipo salvadoreño, que se mantuvo bien ordenado defensivamente en toda la primera mitad, anulando toda creación y progresión del rival, que buscaba hacer daño principalmente por los costados con Rodolfo Pizarro y Dorlan Pabón.

La buena aplicación de los albos le consumió 40 minutos a Monterrey para tirar al arco de Rafa García y lo hizo con un disparo de Pabón que pasó cerca. Luego lo probó Hurtado, pero mandó el balón arriba, al 42′.

En el segundo tiempo, se asentó mejor Rayados, comenzó a adueñarse del balón y a exigirle más a la zaga alba, pero fue Alianza quien estuvo más cerca de abrir el marcador luego de una individualidad de Cerén que acabó con un remate, al 58′. El mismo Cerén volvió a poner en apuros a Barovero, al 61′, tras un error en la zaga.

Con el ingreso de Maxi Meza y Ortiz, Diego Alonso modificó su esquema pasando a jugar con dos delanteros (de 4-2-3-1 a un 4-1-3-2), pero el subcampeón salvadoreño continuó haciendo una tremenda labor defensiva anulando a sus hombres importantes y no dejando espacios para que maniobraran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba