Sin Categoría

Narcos y pandilla 18 se disputan la venta de droga en la Zacamil

Al menos seis muertes violentas, entre enero de 2018 y marzo de este año, se han registrado en La Placita, a pocos metros de la Subdelegación de la Policía de Mejicanos y de los Juzgados de lo Civil.

.

La muerte más reciente fue la de Romel David Martínez, de 18 años, quien fue acribillado a balazos en el estacionamiento que comparten los residentes de los 240 apartamentos y unas 40 casas situadas entre calle Zacamil y la avenida Magisterial.

El año pasado, según los vecinos de Martínez, también murieron en circunstancias violentas sus dos hermanos: un adolescente de 15 años y una mujer.

Este homicidio se suma a otros cinco registrados en la misma zona, entre enero y octubre de 2018, y que también habrían sido cometidos por la disputa de la venta de drogas, de acuerdo a las autoridades.

El Diario de Hoy gestionó, a través de la Oficina de Comunicaciones de la Policía Nacional Civil, una entrevista con el jefe de Mejicanos para que explicara qué se está haciendo ante el problema, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Desde que los hechos delictivos empezaron a ser cometidos con más frecuencia, los residentes se organizaron para mandar a instalar un portón y contratar a un vigilante privado. Mensualmente, cada familia paga por el servicio prestado entre $5 y $10.

En los lugares donde dominan los delincuentes los negocios como tiendas, farmacias, comedores, minisúper, barberías, salones de belleza y otros pagan renta a las pandillas para poder trabajar libremente, quien se niega es amenazado y debe de abandonar el lugar de lo contrario lo asesinan.

Situaciones simulares se viven en muchas colonias de la capital y en el interior del país donde las pandillas o las maras dominan la zona al grado que n los mismos policías pueden ingresar, y si lo hacen son burlados por los delincuentes que huyen y cuando la policía abandona el lugar retornan y todo sigue igual.

Estas casas que son abandonadas son ocupadas por las maras o pandilla  y las alquilan a precios más bajos, sin ningún contrato o documento legal que ampare este trato entre los inquilinos y loa arrendadores.

La PNC sabe de todo esto pero no tienen la capacidad para tomar el control y expulsar a los delincuentes. Los residentes de esas zonas comentan entre ellos, y a espaldas de los pandilleros que ya no soportan esta situación pero por miedo tienen que aguantar y seguir a expensas de lo que los delincuentes hacen.

Muchos vecinos de estas colonias han expresado su esperanza de que con e nuevo gobierno las cosas pueden cambiar y se haga un trabajo más efectivo. Además esperan que el nuevo gobierno apoye más a la PNC para que aumenten los salarios y crezca en número de agentes policiales a tal grado que en esta colonias y barrios sean instaladas agencias de la PNC que realmente establezcan un orden y control en la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba