Deportes

Barcelona vuela hacia Lisboa al vencer 3 a 1 al Napoles

El Nápoles, que estaba obligado a marcar para meterse por primera vez en unos cuartos, salió valiente de inicio y metió el susto en el cuerpo a los azulgranas al minuto de juego con un remate en semifallo de Mertens al poste de Ter Stegen. Parecía perdido el equipo de inicio, el balón era de los napolitanos, pero todo cambió en un córner a los nueve minutos que cabeceó Lenglet para hacer el 1-0.

El gol le dio la tranquilidad que le faltaba al Barça y hundió a los de Gattuso. El balón cambió de dueño y doce minutos después Messi dejó resuelta la eliminatoria con un gol de genio de los suyos. Se fue de dos rivales, se benefició de un rebote, se fue al suelo, se levantó y sin visión clara de la portería lanzó un zurdazo ajustado al palo imposible para Ospina. 

No se había cumplido la media hora y el partido estaba encarrilado. El Nápoles se difuminó y le pudo caer una goleada de escándalo. El VAR anuló el 3-0 de Messi por mano previa del argentino y gracias al propio VAR Çakir señaló un clarísimo penalti de Koulibaly sobre Messi que transformó Luis Suárez. Y lo lanzó el uruguayo porque Messi quedó renqueante por el patadón que le dio el franco-senegalés con una cojera ostensible que hacía recomendable que no siguiera en el campo.

Parecía todo controlado para los de Setién a punto de irse los jugadores al descanso, pero el Nápoles recuperó su autoestima gracias a un penalti de Rakitic sobre Mertens que transformó Insigne.El 3-1 era un buen resultado, pero con Messi tocado y sin saber si podía jugar en la segunda parte el panorama no era tan halagüeño. Las dudas quedaron disipadas cuando Leo apareció por el túnel de vestuarios y el único cambio que hubo en la reanudación fue la entrada del excéltico Lobotka por Demme. Tranquilidad relativa en el Camp Nou.

En la segunda mitad, los de Gattuso salieron fuertes intentando hacer el 3-2 que metiera el miedo en el cuerpo de los de Setién. Lo intentaron con mayor posesión, pero Ter Stegen no pasaba claro peligro. Pasaban los minutos con un control alterno en el juego y sin ocasiones de gol, algo que jugaba a favor de los locales. A falta de 20 minutos entraron Lozano y Politano buscando dar mordiente ofensiva a un Nápoles que necesitaba dos goles para pasar. Setién, con un banquillo de circunstancias en el que sólo había dos jugadores del primer equipo -Neto y Junior- no movía ficha porque no lo tenía claro pese al evidente cansancio de su once titular.

A falta de 10 minutos los de Gattuso marcaron el 3-2, pero Milik, que había salido instantes antes, estaba en fuera de juego. El Barcelona jugaba con fuego los últimos minutos y sin realizar cambios hasta que Setién hizo debutar a Monchu en el 84′ por un desdibujado Griezmann. Pese a las intentonas visitantes, que volvieron a toparse con el palo a remate del mexicano Lozano, no se movió el marcador y el día 14 espera el Bayern que se deshizo del Chelsea por un global de 7-1. Por ahí pasa la temporada del Barça.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba