Opinión

Daniela, una niña como muchas que trabajan día a día para salir adelante

Por Edwin Zamora

Daniela Estela Parada Gómez es una joven humilde de 16 años de edad, que estudia primer año de bachillerato Técnico Vocacional Administrativo Contable  en el instituto Nacional de San Miguel, INFRAGA.

El día de la clausura fue uno de los más felices de su vida pues estaba cosechando el fruto de su esfuerzo.

Daniela recibe su certificado con mucho orgullo y satisfacción.

Daniela llegó al acto de clausura con su delantal puesto, emocionada y con lágrimas en los ojos porque se había llevado el primer lugar en su sección.

Cuando le impusieron la medalla y le entregaron el diploma, la joven comenzó a llorar de emoción, y no es para menos, Daniela es la mayor de tres hermanos, su progenitora Miliana Gómez, es una mujer que hace el papel de madre y padre en medio de la pobreza en que viven.

La alegría invade a la familia.

Daniela se esfuerza mucho para ayudar a su madre  y además poder seguir estudiando. Se levanta a las 3:30 de la madrugada a ayudarle a su mamá  en un puesto en el mercado que está en la 4ª. Calle poniente de San Miguel.

El sueño de Daniela es aprender inglés  y convertirse en licenciada en Administración de Empresas y así poder ayudar a su madre y hermanos a salr adelante.

Una familia pobre, pero con muchas ilusiones.

Como Daniela hay muchos niños y niñas que trabajan por la mañana y estudian por la tarde. A diario los vemos en las calles cerca de los mercados o vendiendo en las casas y colonias de todo El Salvador, un país donde la diferencia social es muy alta, donde hay empresarios, políticos y funcionarios de gobierno que ganan miles de dólares mensuales, pero también hay miles de familias como la de Daniela que luchan día a día para salir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba