Internacionales

El coronavirus rompe la política anti-inmigrante de Trump

Agencias

Urgido por la pandemia del Coronavirus, Donald Trump anuncia que los profesionales de la salud de muchas partes del mundo que estén dispuestos a luchar en contra del Covid-19  serán considerados como trabajadores esenciales y pueden desde ya contactar con los consulados para acelerar la tramitación de sus visas para que puedan incorporarse a trabajar de inmediato a los hospitales en Estados Unidos.

“Animamos a los profesionales médicos que buscan trabajo en Estados Unidos con un visado de trabajo o de intercambio, especialmente aquellos que trabajan en temas de Covid-19, a contactar con la embajada o consulado más cercano para obtener una cita”, publicó el 26 de marzo el Departamento de Estado.

Pero el llamado no queda allí, porque la administración Trump también incluye a trabajadores de campo, personal capacitado para recoger cosechas, una ocupación  que realizan principalmente indocumentados. Tal es el nivel de necesidad que por primera vez, se no realizará redadas en busca de personas que no tengan papeles.

Se estima que se tendrá que ampliar en 35 mil el número de empleos temporales en las áreas turísticas y hoteleras, en cuanto reabran.

Según el diario El País, más de 16 millones de personas, uno de cada 10 trabajadores de Estados Unidos, pidió prestaciones por desempleo, las dos últimas semanas de marzo y la primera de abril y la cifra sigue en aumento.

“Comprar estadounidense y contratar a estadounidense”, una frase famosa de Donald Trump  se ve ahora azotada por dos poderosas fuerzas.  Por un lado los empresarios que le exigen que bajo los ataques contra la inmigración para contener el descalabro de la economía y por el otro los grupos anti inmigrantes que le exigen que deporte a mayor número de personas sin papeles.

“No estamos cerrando la frontera para que no pueda entrar toda esa gente. Han estado ahí años y años, y he dado mi compromiso a los granjeros: van a continuar viniendo”, dijo Trump  aludiendo a los trabajadores de campo de México y otras partes de América Latina el pasado 1 de abril.

Según la Universidad de California se calcula que trabajan 800 mil personas en la industria agrícola de California y de ellos el 60 por ciento son indocumentados, quienes desde ya trabajan en la cosecha de fresas, cerezas, arándanos, además de duraznos y nectarinas, quienes garantizan el abastecimientos de los supermercados de toda la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba