Historias y Leyendas

El nacimiento y la lucha del sindicalismo en El Salvador

A principios del siglo XX, en El Salvador solo existían las asociaciones de artesanos. En 1920 el derecho de trabajo era inexistente. En esta época todas las relaciones nacidas del trabajo se regulaban con el Código Civil.

En1924 se crea la Federación Regional de Trabajadores de El Salvador (FETRES.) que luego funda, junto con federaciones similares de Guatemala, Honduras y Nicaragua, la Confederación Obrera Centroamericana (COCA). En 1924, se fundó la Federación Regional de Trabajadores Salvadoreños que propició el proceso de radicalización ideológica y política, y en 1930 se contaban con 42 sindicatos.

Cuando asume el poder el general Maximiliano Hernández Martínez solo permite las sociedades mutuales. Tras la caída de Hernández Martínez en 1944 se fundó la Unión Nacional de Trabajadores Salvadoreños (UNTS) que reúne a los trabajadores del campo y de la ciudad.

En 1963, se funda la Unión Nacional Obrero Campesina (UNOC) que, en 1972, pasó a llamarse Central de Trabajadores Salvadoreños (CTS); en 1965, aparece la Federación Unitaria Sindical Salvadoreña (FUSS) y en 1967, se forma la Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños (ANDES 21 de junio).

En 1973, por una escisión de los sindicatos controlados por el Gobierno, nace la organización de izquierda Federación Nacional Sindical de Trabajadores Salvadoreños (FENASTRAS). Es en este momento cuando la organización sindical comienza a ligarse con la insurrección popular que nacía en el país, vinculada con las organizaciones políticas del FMLN.

En 1982, la Unión Popular Democrática (UPD) surge como la organización sindical más importante del país.

Posteriormente fue fundada la Unión Nacional de Trabajadores Salvadoreños (UNTS) en 1984.

Inicia la guerra civil

La guerra civil (1980-1992) desarticuló al viejo sindicalismo salvadoreño, asentado en la industria manufacturera que ha sido casi liquidada por la ofensiva neoliberal. Cuando el país entra en la guerra civil todos, o casi todos los sindicatos luchaban politicamente a la par de la guerrilla por defender los derechos del pueblo y de los trabajadores. Es e esa época que los sindicatos pierden su identidad y su principio único que es defender estrictamente los derechos de los trabajadores apartándose de intereses politos partidarios.

Atentado contra FENASTRAS

La oligarquía sabe y entiende que esta unidad es contraía a sus intereses hegemónicos y se planea el atentado contra la Federación Nacional Sindical de Trabajadores Salvadoreños, FENASTRAS. Eran las 12:20 del mediodía del 31 de octubre de 1989. Como todos los días, la cafetería popular que funcionaba en el local sindical ubicado al costado oriente del mercado El Cuartel, atendía a trabajadoras y trabajadores que almorzaban ahí.

Una fuerte explosión causó la muerte de nueve personas, entre ellas la dirigente sindical Febe Elizabeth Velásquez.

El hecho, de inmediato, provocó gran conmoción pues FENASTRAS lideraba las denuncias y demandas sindicales en un contexto complejo para el país: la guerra civil. Una de las principales voces de las luchas era la de Febe Elizabeth, una mujer reconocida por su carácter combativo y compromiso con las causas sociales lo que incomodaba a la oligarquía de la época.

Desde entonces la mayoría de sindicatos y las organizaciones sindicales se hicieron afines a la lucha armada que realizaba la guerrilla en contra de los gobiernos de derecha, liderados por el PCN, posteriormente por el PDC y últimamente por ARENA.

Con esa vinculación política de izquierda se mantuvieron la mayoría de los sindicatos hasta nuestros días, a excepción de otros que fueron comprados por la derecha y muy pocos que eran independientes, aunque más ligados a la izquierda.

Retos y desafíos del sindicalismo

No se debe confundir sindicato con sindicalismo. Sindicato es la persona jurídica que representa a sus afiliados. Sindicalismo es una corriente que frecuentemente influencia a los sindicatos.  El sindicalismo de El Salvador, no tiene una unidad programática que edifique un plan de lucha que permita la coordinación, de cara a enfrentar los problemas generales que afectan a la clase trabajadora.

Al contrario, hay una fragmentación influenciada en gran parte por el control del FMLN sobre la mayoría de instancias sindicales, subordinándolas políticamente. Estos sindicatos carecen de autonomía. Además, en los últimos años, como contraposición al fenómeno anteriormente descrito, ha crecido el control de los partidos burgueses, como ARENA y ahora FMLN, GANA-NI, sobre algunos sindicalistas, quienes ya no levantan reivindicaciones de los trabajadores, sino las políticas de las cúpulas partidarias.

¿Cuál debe ser el rol de los sindicatos frente al Estado?

De ninguna manera debe admitirse la idea del sindicalismo como apéndice del Estado o de cualquier línea política ideológica, los sindicatos deben rechazar ese corporativismo. Deben luchar por la independencia de las organizaciones sindicales y deben limitarse a respetar la libertad y el bienestar de sus asociados, dicho de otra forma de la clase trabajadora.

Incidencia e importancia de la lucha sindical

El tema de las pensiones y la seguridad social tocan las puertas al sindicalismo. Estos temas serán, en los próximos meses, los grandes temas del debate nacional. Viene la pelea por una reforma más justa que las aprobadas el año pasado por la Asamblea Legislativa. Dentro de los sindicatos existe un grupo que propugna por la nacionalización de pensiones, el regreso y el fortalecimiento del INPEP e IPFA, y el regreso del sistema de reparto, o sea, la derogación del actual Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP). Algunos de estos sindicatos están  organizados alrededor de la Coordinadora Sindical Salvadoreña (CSS) y CONAPAR.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba