Internacionales

El rey Juan Carlos, comunica que se va de España exiliado

Juan Carlos I se va de España por la puerta de atrás.

La presión política y social ante las continuas informaciones en el marco de las investigaciones que, desde Suiza, se están realizando sobre presuntas irregularidades del monarca en paraísos fiscales, han sido la gota que ha colmado el vaso. El rey emérito ha comunicado a Felipe VI su «meditada decisión» de trasladarse a vivir fuera de España ante la repercusión pública de «ciertos acontecimientos pasados» de su vida privada. Así lo ha redactado el Palacio de la Zarzuela en un comunicado este lunes.

El comunicado explica que don Juan Carlos ha enviado este lunes a su hijo una carta en la que le traslada esa decisión, que asegura que adopta «con profundo sentimiento, pero con gran serenidad».


«He sido rey de España durante casi cuarenta años y durante todos ellos siempre he querido lo mejor para España y para la Corona», asegura el anterior jefe del Estado.



Añade asimismo que pretende facilitar el ejercicio de las funciones de Felipe VI «desde la tranquilidad y el sosiego que requiere -subraya- tu alta responsabilidad».



«Mi legado y mi propia dignidad como persona así me lo exigen», añade don Juan Carlos en su carta. El comunicado de Zarzuela señala que el rey ha transmitido a su padre «su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión».



«El rey -reza el texto- desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico».

Un escándalo en continuo crecimiento

Juan Carlos I ha tomado la decisión mientras amenaza sobre él la posibilidad de ser imputado por un supuesto delito fiscal, mediante el cual habría ocultado en el pasado su fortuna a la Hacienda española una fortuna de hasta 100 millones de euros procedentes de Arabia Saudí y escondidos en una fundación panameña. La investigación, liderada por la fiscalía suiza, se unen a la cercanía del juicio contra el comisario Villarejo, y a las presuntas amenazas del CNI sobre Corinna, antigua ‘amiga’ de Juan Carlos, quien habría recibido continuos millonarios del propio Juan Carlos en numerosas ocasiones. En resumidas cuentas, un cóctel imposible de manejar tanto para Felipe VI como para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presionado a su vez por Podemos para dejarle caer.

Todas las informaciones relacionadas a estas irregularidades han ido viendo la luz durante las últimas semanas y provocando una creciente presión no solo pública, sino también política, para que Juan Carlos se vaya del país y no afecte ni ensucie la imagen de la Monarquía y de Felipe VI en España, ya dañada últimamente.

Esta decisión, sumada a la de . podría evitar una posible acusación de la Fiscalía del Tribunal Supremo mediante una regularización fiscal voluntaria. Según publica José Antonio Zarzalejos este jueves en El Confidencial, esta fórmula que barajan sus asesores evitaría la apertura de un procedimiento penal antes de que le sea notificada ninguna investigación.

Las últimas informaciones sobre el rey emérito apuntan a que ocultó su fortuna a la Hacienda española. El artículo 305 del Código Penal recoge lo siguiente sobre la regularización fiscal:

Don Juan Carlos podría recurrir a este instrumento—que en España ha sido utilizado por los herederos de Botín o por Juan Carlos Monedero—ya que no consta que haya recibido ninguna notificación ni tributaria ni jurídica.

“El delito fiscal es la principal amenaza sobre Juan Carlos I. El de blanqueo, el otro delito bajo investigación, requiere un origen ilícito de los fondos pero como era inviolable cuando recibió la donación de Arabia es una camino que fuentes jurídicas consideran vedado a la investigación”, señala El Confidencial.

Dicho medio también apunta que una regularización fiscal “implicaría una confesión en toda regla de la recepción de fondos y otros bienes” pero también “tendría un significado coherente con la ejemplaridad y el cumplimientos de los deberes ciudadanos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba