Opinión

Es aceptable su preocupación, señor Presidente, pero en algunas medidas se ha equivocado

Carlos Driótez

Como salvadoreño y como periodista comparto plenamente la preocupación que tiene el Presidente de la República, Nayib Bukele, para que el coronavirus no nos afecte severamente como lo está haciendo en otros países donde está dejando miles de muertos que son enterrados en fosas comunes y durante el sepelio y entierro no pueden ser acompañados por sus familiares y seres cercanos, como amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

Considero que la preocupación del Presidente Bukele es acertada y comprensible, lo que lo ha llevado a tomar una serie de medidas restrictivas para evitar que el COVID-19 se propague y ya no sea solo tres los contagiados, sino centenas de infectados y por lógica esperar que muchos mueran. Esta preocupación es válida y por ello el mandatario anunció una serie de medidas, pero no todas las restricciones son acertadas.

Por ejemplo, el que se prohíba que en un vehículo ande solo una persona y los que incumplan esta normativa serán capturados no tiene lógica, porque si un matrimonio o pareja que residen juntos en su casa y salen a trabajar, es lógico que lo hagan en el único carro que tienen. Y ahí surge la pregunta cómo es que en su hogar puedan convivir y no puedan hacerlo en su único medio de transporte.

Además, ese lunes se conoció que Javier Argueta, asesor jurídico de la Presidencia de la República, anunció en la entrevista Frente a Frente que las personas que vayan a sus trabajos o salgan de sus casas a hacer una compra deberán portar la carta de sus trabajos o la de un familiar.

El portar una carta del trabajo es válido pues debe ser redactada e impresa en papel membretado y debidamente sellada por el gerente o presidente del centro de trabajo, pero es ilógico que se obligue a que porte una carta del designado de la familia porque esa carta la puede redactar e imprimir cualquiera, incluso a misma persona que va a salía a la calle.

También se está abusando de la autoridad cuando a una o más personas capturadas en las calles por irrespetar la normativa son conducen a delegaciones policiales, como lo aseguró esta mañana el ministro de Defensa René Merino en la entrevista de canal 12, porque una persona que incumpla la normativa debe ser llevada a un centros de contención de la pandemia y no a las bartolinas.

Reitero que aplaudo los esfuerzos y la preocupación del Presidente Nayib Bukele, pero no comparto algunas medidas que no fueron debidamente analizadas. También cuestiono que entre su gabinete de seguridad no haya quien le diga al mandatario que hay algunas restricciones que deben ser más analizadas.

Ojala estas medidas anómalas, ilógicas y transgresoras de la ley sean analizadas y modificadas, de lo contrario estaríamos cayendo en un Gobierno que está violando algunos derechos ciudadanos y eso también es sancionado, aunque el responsable sea el Presidente de la República.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba