Editorial

Fiscalía debe ser más profesional

No es la primera vez que los abogados de la Fiscalía General de la República y los agentes de la PNC comenten estos graves errores. Ahora resulta que los tres presuntos integrantes de grupos terroristas detenidos el pasado viernes durante la noche por estar vinculados al secuestro de un autobús de la ruta 202 con más de 40 pasajeros, solamente son acusados por el delito de “resistencia” al arresto y no por ser parte de los delincuentes que secuestraron un autobús en El Congo la semana pasada, donde violaron a dos mujeres y despojaron de sus pertenecías a los pasajeros.

Ahora sucede que los arrestados por la PNC solo fueron remitidos por el delito de resistencia. Así lo confirmó Fiscalía General de la República (FGR) durante la audiencia inicial en contra de dos de los capturados.

La fiscalía aclaró que la policía remitió a los imputados únicamente por el delito de resistencia y «por ende, no hay elementos en el expediente fiscal que los vincule al secuestro del autobús realizado en El Congo.

Ante esta imperdonable falla de la FGR y de la PNC lo más probable es que los imputados, Wilver Vladimir Vanegas Mazariego, Melvin Alexánder Martínez Melara y Marcos A. Flores, salgan libres por falta de pruebas ya que lo más probable es que el juez el Juez de Paz de El Congo los saque libres.

Pedro Ábrego, abogado que representa a ambos acusados, señaló que sus defendidos ni siquiera enfrentan el delito en la modalidad agravada, por lo que la tipificación que hace la FGR es de un delito menos grave que no ameritaba la detención provisional.

Por su parte, el jefe de la subdelegación policial 911 de Santa Ana, Nelson Romero Ramos, dijo que la investigación en torno al secuestro del autobús, el robo a sus pasajeros y la violación sexual de dos mujeres se mantiene abierta y que se ha logrado obtener mayor información de los supuestos responsables. Reiteró que los tres detenidos son parte de la estructura involucrada.

Ojala que los fiscales y la policía logren mayores datos que incriminen a los capturados de lo contrario en 30 días, el juez tendrá que dejarlos libres por falta de pruebas. Si la fiscalía no logra robustecer y profundizar la acusación sus clientes podrían recobrar la libertad.

Casos como este no son nuevos, en muchas ocasiones los acusados de delitos graves logran su libertad por falta de pruebas En algunas ocasiones son las víctimas las que se niegan a brindar declaraciones en contra de los detenidos por temor a represalias. Los compinches de los detenidos muchas veces les dicen a los testigos que nieguen las acusaciones en contra de los imputados porque de lo contrario ellos o alguno de sus familiares cercanos podrían ser asesinados.

Ante esta falla judicial es importante que los fiscales investiguen más a fondo y lleven pruebas contundentes contra los acusados, ya que son ellos como representantes del Ministerio Público los responsables de esto, la policía solo es la encargada de realizar capturas tomando como base las pruebas que los fiscales presentan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba