Nacionales

Hijo de Mauricio Funes y Regina Cañas, empleado en Nicaragua es acusado de lavar $382mil

Inscritos en la planilla del ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua y recibiendo salarios “de lujo” en un país pobre y con seguros médicos para ser atendidos en el Hospital Militar, el cual en su web se oferta como “uno de los más novedosos de la región, con tecnología de punta y equipos de última generación…”, así es parte de la vida de los prófugos Mauricio Funes y su hijo Diego Roberto Funes Cañas, en Managua, Nicaragua. Así lo publicó el periódico El Tiempo Latino de Washington DC.

Pero ¿quién es Funes Cañas, el empleado de la Cancillería nicaragüense? Este salvadoreño huyó junto con su padre, el exmandatario Mauricio Funes, meses antes que se encontraran indicios de enriquecimiento ilícito por $702,000, en un primer momento. Este monto luego se incrementó a más de un millón que no supieron justificar, en una investigación que finalizó con el fallo de la Cámara Segunda de lo Civil, la cual ordenó a Funes y a su hijo Diego Roberto, devolver $419,145. Las magistradas resolvieron que el expresidente y su hijo incrementaron su patrimonio sin poder justificarlo legalmente. Por eso le ordenaron a Funes devolver al Estado $206,660.55; y su hijo debe devolver $212,484.54.

Las investigaciones del caso Saqueo Público, en el que se acusa a Mauricio Funes de orquestar el desvío de $351 millones de las cuentas de la Presidencia, dejaron al descubierto que el imputado y prófugo Funes Cañas había lavado unos $382,777. En el caso del exmandatario se le acusa de haber lavado 10 millones 446 dólares.

Además de haber gozado de viajes de placer por unos $102,984 (ver gráfico), Diego Funes manejó $117,444 en sus cuentas bancarias e hizo compras de vehículos por $154,000, de acuerdo con las investigaciones fiscales.

Hace una semana trascendió que Diego Funes Cañas tiene plaza en la Cancillería de Nicaragua, por lo cual recibe $1,400 mensuales (47,250 córdobas), y el exmandatario recibe desde septiembre de 2017 (un año después de haber huido a ese país) 90,080 córdobas que equivalen a 2,750 dólares mensuales, aunque no se sabe qué tipo de función desempeña en esa entidad.

Para la justicia de El Salvador ambos son prófugos al tener cuentas pendientes con el Estado por enriquecimiento ilícito y por estar implicados en lavado de dinero.

En el caso del expresidente Funes son cinco procesos penales por los que es demandado; entre ellos por recibir $3.5 millones en sobornos de la empresa italiana Astaldi a cambio de rescindir un contrato de construcción de la presa El Chaparral, en el que se erogaron $108 millones con el 30 por ciento de la construcción. Es procesado también por dar dádivas al exfiscal general Luis Martínez, quien está preso en Mariona.

Diego Roberto Funes Cañas es hijo del primer matrimonio del exentrevistador con Regina Cañas, quien también es prófuga por haber fraguado un préstamo de 95,000 dólares para su hijo.

El 6 de febrero de 2010, los imputados Luis Antonio Flores Mancía y Regina María Cañas Rivera, acudieron ante el notario Mario Alexander Quezada Peña (el primero como acreedor y la segunda como deudora) “para simular un contrato de mutuo, bajo el cual el señor Flores Mancía supuestamente entregó 95,000 dólares a la señora Regina María Cañas Rivera, destinados para consumo personal, estableciéndose que los desembolsos serían entregados a solicitud de la deudora con un plazo de un año”, acusa el ministerio Público.

En la acusación que la Fiscalía presentó ante el Juzgado se establece que Funes Cañas habría recibido depósitos hasta por $279,000 sin tener fuente lícita de esos fondos.

Como parte del proceso judicial en su contra por presuntamente haber saqueado $351 millones de fondos públicos, la Fiscalía tramitó desde septiembre de 2018 la extradición de Funes, su actual pareja y sus hijos, quienes viven asilados en Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba