Editorial

La Fuerza Armada debe seguir apoyando a la PNC en el combate al terrorismo impuesto por las maras y pandillas

Editorial

La petición del presidente Nayib Bukele de que la Fuerza Armada continúe apoyando a la policía en el mantenimiento de la seguridad pública ha causado una serie de comentarios de abogados quienes consideran que esta solicitud podría ser inconstitucional pues el numeral 12 del Artículo 168 de la Constitución de la República permite que se disponga del ejército para el mantenimiento de la seguridad, siempre que se haya agotado los medios ordinarios, es decir la capacidad policial para combatir el crimen organizado.

Asimismo, la carta magna establece que el rol del ejército cesará al terminar la crisis y ordena que el Ejecutivo rinda un informe a la Asamblea Legislativa 15 días después de que los militares dejen de apoyar a la Policía Nacional Civil.

Sin embargo, los juristas y un fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia advierten el riesgo de que el empleo de la Fuerza Armada en tareas de seguridad pública se declare inconstitucional. Esto si el presidente de la República, Nayib Bukele, no justifica la excepcionalidad de la medida tal como lo plantea la Carta Magna salvadoreña.

Como periódico En La Mira consideramos que “no hay más ciego que aquel que no quiere ver” la dura realidad que atraviesa nuestro país en el tema de la delincuencia, y en especial de la provocada por las maras y pandillas que dominan casi el 90% del territorio nacional, con sus crímenes, extorsiones, secuestros, violaciones y otros delitos de lesa humanidad.

Otra justificación en contra del accionar del ejército en tareas de seguridad pública es que los Acuerdos de Paz así lo señalan, cuando todos, o al menos todos sabemos, que los Acuerdos de Paz tienen una serie de aspectos que no están acorde con la realidad nacional y que solo fueron un acuerdo entre el Gobierno de turno del expresidente Alfredo Cristiani y la comandancia del FMLN para poner fin a doce años de guerra civil.

La Constitución establece que la actuación de la Fuerza Armada “se limitará al tiempo y a la medida de lo estrictamente necesario para el restablecimiento del orden”. Sin embargo la Fuerza Armada tiene 25 años de apoyar a la policía sin que hasta el momento se hayan logrado los resultados esperados, por el contrario las maras y pandillas aumentaron y su quehacer criminal subió en todo el país, por lo tanto la simple lógica popular dice que los soldaos deben seguir apoyando a la PNC.

Lo que si es cierto y nadie lo dice es que si se quiere retirar al ejército de la seguridad pública,  se incremente en un 100% el número de agentes policiales, que se les brinden los elementos necesarios para combatir con efectividad a los delincuentes y que se incrementen los salarios de estos hombres y mujeres que en el cumplimiento del deber ponen en peligro sus vidas y las de sus familiares.

Sobre lo que dictaminó la Sala de lo Constitucional de que la Fuerza Armada sólo podría actuar de manera “excepcional” apoyar en la vigilancia territorial hay que decir que la seguridad pública sigue en pañales, por lo tanto es justo y necesarios que los efectivos militares continúen apoyando a la Policía Nacional Civil.

Cómo periódico En La Mira esperamos que el esfuerzo por liberar a los salvadoreños de tanta criminalidad y extorsión continúe hasta que se tengan los resultados esperados como: vivir en un país en donde nadie tenga temor por los crímenes de las pandillas, donde se pueda trabajar sin pagar extorsiones, donde no existan el terrorismo; pero para eso hace falta mucho, por lo tanto, la Fuerza Armada debe seguir apoyando a la policía cumpliendo el Artículo 168 de la Constitución que permite al presidente disponer de la Fuerza Armada para el mantenimiento de la seguridad pública.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba