Un día como hoy

Levantamiento de 1932 contra Maximiliano Hernández Martínez

El 22 de diciembre de 1932 se produce un levantamiento campesino que fue violentamente reprimido por el gobierno de general Maximiliano Hernández Martínez.

Hace 88 años, un día como hoy, se produjo el levantamiento campesino que marcó el despertar del pueblo salvadoreño, tras ser históricamente oprimido por los militares al mando del Presidente Maximiliano Hernández Martínez.

Maximiliano Hernández Martínez comenzó su presidencia el 02 de diciembre de 1931, luego de un golpe de Estado contra el Presidente Arturo Araujo, hasta el año de 1944 que abandonó el poder gracias a una revolución popular que dejó miles de muertos a manos de los militares.

Arturo Araujo.

Por el golpe de Estado, Hernández Martínez no obtuvo el reconocimiento de otros países, entre ellos Estados Unidos, y su gobierno quedó aislado. Sin embargo, para el 32 Martínez se puso a la orden del gobierno de Estados Unidos asegurando que los comunistas querían tomar el poder, fue así que el gobierno norteamericano lo apoyó.

En el levantamiento de 1932 los campesinos se alzaron con machetes y unos pocos fusiles, estando visiblemente en desventaja ante los buques de guerra que enviaba el imperialismo norteamericano e inglés para apoyar al dictador Maximiliano Hernández Martínez.

El dictador salvadoreño envió una carta a los gobiernos imperialistas asegurando que “hasta hoy, cuarto día de operaciones, están liquidados cuatro mil ochocientos comunistas», agradeciendo además el apoyo que le brindaron en las represiones.

Genocida Maximiliano Hernández Martínez.

El de 1932 fue uno de los primeros levantamientos que se produjeron en el siglo XX para terminar con una dictadura. Este particularmente fue el resultado de la alianza entre campesinos e indígenas.

Agustín Farabundo Martí.

Agustín Farabundo Martí fue asesinado el 1° de febrero de 1932 tras haberse responsabilizado por el levantamiento campesino. La figura de Farabundo Martí fue adoptada como un símbolo de izquierda en El Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba