Editorial

Nayib Bukele debe cumplir su promesa de ayudar a la UES

En su segunda visita a la Universidad de El Salvador (UES), el 18 de noviembre de 2018, cuando Nayib Bukele iba como candidato presidencial dijo “Vamos a convertir la Universidad de El Salvador en la mejor universidad de Centroamérica”.

Asimismo Bukele cuestionó a ARENA y dijo que sus propuestas son de verdad no como las de la derecha que eran mentiras “porque con prometer nadie se queda pobre”. Además le dijo a ARENA  “Devuelvan lo robado”.

Ahora que ya es Presidente de la República, nuestro periódico “En La Mira Noticias”, le recuerda al Presidente que debe cumplir con lo que prometió a cientos de estudiantes que lo escucharon hacer sus propuestas y que le aplaudieron porque, según ellos, al fin un mandatario iba a sacar adelante al alma mater.

Y es que por muchos años los políticos han dicho que van a apoyar al máximo centro de estudios, pero al llegar al poder se olvidan de sus promesas y compromisos. El caso más cercano es el del FMLN que en sus 12 años de guerra civil ocupo a la universidad como un centro logístico donde se resguardan y escondían sus armas, incluso donde dormían y comían pues varias dueñas de comedores y cafetines les regalaban alimentos para que siguieran con su lucha.

El tiempo pasó y la guerrilla del FMLN llegó a la presidencia de la República, y ya en el poder se olvidaron de todo lo que habían recibido y le dieron la espalda a la máxima casa de estudios. Además la UES ha tenido mártires como el rector Félix Antonio Augusto Ulloa, padre del actual vicepresidente de la republica  que fue asesinado por efectivos militares.

En reconocimiento a su ardua labor en defensa de la autonomía universitaria, la libertad de cátedra y los derechos de los universitarios, se le concedió el Premio Alternativo de la Paz, en Alemania y justamente cuando se dirigía a recibirlo y a presidir en Ginebra, Suiza, la reunión del Comité Ejecutivo del WUS, fue ametrallado por un escuadrón de la muerte, a escasos cien metros del campus universitario, el 28 de octubre de 1980, junto con él murió su motorista, Francisco Alfredo Cuéllar Menéndez.

Meses antes de ser asesinado, Ulloa lanzó una campaña nacional e internacional de solidaridad con la Universidad de El Salvador, titulada: “La Universidad se niega a morir”. Dicha campaña tuvo mucho eco en  el mundo de la academia dentro y fuera del país que dejó como resultado la solidaridad de prestigiosas universidades de Europa, Estados Unidos, Canadá, México y demás países de América Latina con la UES.

“Él era mi padre, yo perdono a los autores materiales de su muerte aún sin conocerlos”, dijo en su momento el actual candidato a la vicepresidencia, Félix Ulloa, hijo.

Pues ahora que forma parte del gabinete de gobierno y está a la par del Presidente Nayib Bukele le recordamos que debe honrrar el sacrificio de su padre y recordarle al mandatario que un 18 de noviembre de 2018, se comprometió a “convertir la Universidad de El Salvador en la mejor universidad de Centroamérica”.

Bukele debe escuchar las demandas del rector de la UES Roger Armando Arias Alvarado, quien ha sido tajante al decir que el presupuesto de $90 millones anuales, no alcanza para sacar adelante al alma mater y señaló que se necesita más.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba