Nacionales

“Odio esto”, dijo Trump sobre fotografía de padre e hija salvadoreños ahogados en el río Bravo

POR EFE / R. TEJADA JUN 26, 2019

El presidente estadounidense incluso se refirió a Óscar Martínez, el padre salvadoreño, y dijo que probablemente era «un tipo maravilloso». Insistió en que la oposición demócrata es la responsable de la muerte de migrantes en la frontera.

El presidente de EE.UU, Donald Trump, aseguró este miércoles que la tragedia de un padre y su pequeña de El Salvador que murieron cuando intentaban cruzar el río Bravo, en la frontera con México, pudo haberse evitado con un cambio de ley permitido por los demócratas.

“Odio esto y sé que puede detenerse inmediatamente si los demócratas cambian la ley”, declaró Trump ante los periodistas sobre la impactante fotografía de los cuerpos del padre y su pequeña abrazados a orillas del río.

Padre e hija soñaban con un mejor futuro en Estados Unidos.

El gobernante, que este miércoles viajó a Japón, donde participará de la cumbre del G20, insistió en que los demócratas, que controlan la Cámara Baja del Congreso, “tienen que cambiar las leyes”.

De suceder eso, “cosas así no sucederían”, afirmó Trump, quien incluso no descartó que ese padre “probablemente fuera un tipo maravilloso”.

La foto ha impactado a todo el mundo al conocer la desgracias que sufren los indocumentados al tratar de llegar a suelo norteamericano.

El mandatario ratificó su pedido en su cuenta de Twitter, en la que puntualizó que los demócratas “deben cambiar los vacíos legales y las leyes de asilo y así salvarán vidas en la frontera sur”.

“Dijeron que no era una crisis en la frontera, que todo estaba ‘inventado’. Ahora ellos admiten que estaba en lo correcto -pero ellos deben hacer algo al respecto. ¡Arreglen las leyes AHORA!”, agregó en su mensaje.

La tragedia de los inmigrantes salvadoreños ocurrió la tarde del domingo en la ciudad de Matamoros, en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas, aproximadamente a un kilómetro del puente nuevo internacional.

El lunes, la madre y esposa de los fallecidos, Tania Vanessa Ávalos, quien logró ser rescatada, informó a las autoridades que el agua se llevó primero a la niña y fue su padre quien salió en su ayuda, pero que ambos fueron arrastrados por la corriente del río y desaparecieron.

El matrimonio de migrantes era originario de El Salvador y estaba conformado por Tania Vanessa Ávalos y Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y por la menor Valeria de un año con 11 meses, quienes llegaron a la ciudad de Matamoros, en el estado de Tamaulipas para pedir asilo político en Estados Unidos.

No fue hasta el lunes por la mañana cuando los cuerpos sin vida del padre y de la hija fueron localizados por las autoridades estatales, militares y personal de Protección Civil mexicana.

Para Amnistía Internacional (AI), la muerte de la niña y su padre reflejan las “fallidas políticas” de los presidentes de EE.UU. y de México para parar el flujo migratorio.

Los esposos salvadoreños que huían de la pobreza

El 3 de abril de este año, Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y Tania Vanessa Ávalos, de 21, salieron junto con su bebé, Angie Valeria, de 21 meses, rumbo a Estados Unidos. Atrás quedaban las madres y hermanos de ambos, en la residencial Altavista, en la parte construida en el municipio de San Martín, al oriente de San Salvador.

Por dos meses, la joven pareja estuvo en un albergue para inmigrantes en la ciudad de Tapachula. Ellos comentaron a sus familiares que habían solicitado refugio en México, país que les extendió una visa para mientras resolvían la petición. Sin embargo, al ver que el trámite demoraba demasiado, Óscar Alberto y Tania se impacientaron.

Además, según contaron a sus familiares en El Salvador, la situación de los migrantes en el sur de México se estaba poniendo difícil a raíz de la presión del presidente Trump hacia el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para que contribuyera a frenar la migración.

El joven salvadoreño y su hija se ahogaron en el río Bravo, en Matamoros, Tamaulipas, en México, este 23 de junio. La madre de la familia sobrevivió a las aguas y presenció cómo ambos eran arrastrados por la corriente.

El presidente Bukele se comprometió a ayudar a la familia salvadoreña con los gastos de repatriación de los cuerpos.

A raíz de la tragedia, la canciller salvadoreña, Alexandra Hill, le pidió un “chance” a la administración de Donald Trump para que el gobierno del presidente Nayib Bukele cree las condiciones necesarias para que ningún salvadoreño tenga que emigrar del país.

“Estamos comprometidos de ir a visitar tanto la frontera sur de México como la frontera norte para garantizar que todas las instituciones públicas y privadas estén conscientes” de brindar información y apoyo, explicó.

Igual dijo que será con el caso del asesinato de la migrante salvadoreña María Zenaida Escobar, de 19 años, quien murió hace unos días en su travesía por llegar a los EE.UU. La joven murió a balazos dentro de un camión en el estado mexicano de Veracruz, en el que iba junto con otros 16 migrantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba