Nacionales

Personal médico con sospecha de COVID-19 son enviados a cuidar pacientes en el hospital de Maternidad.


Desde el lunes, más de 15 empleados médicos del hospital de Maternidad decidieron quedarse voluntariamente en cuarentena en la Unidad de Cuidados Intensivos, luego de que una enfermera diera positivo de COVID-19.

Aunque las autoridades del hospital conocieron del caso positivo de la enfermera, no pusieron a todo el personal que tuvo en contacto en cuarentena, sino que les hicieron la prueba y les pidieron que regresaran a sus casas hasta que se descartara si estaban infectados con el virus.

Sin embargo, el personal médico decidió quedarse en la UCI, ya que esta zona había sido aislada y temían poder contagiar a sus familias si regresaban a sus hogares. Entre el personal que está en cuarentena voluntaria hay médicos, enfermeras y terapistas.

Aunque ya pasaron tres días desde que les tomaron la prueba para saber si tienen el nuevo coronavirus, hasta la fecha no se les ha notificado la respuesta, por lo que se mantienen en la UCI, sin tener contacto con sus familiares.

Pese a ser casos sospechosos, las autoridades del hospital decidieron que dos empleados de salud encuarentenados apoyaran atendiendo pacientes a la sala de urgencias. “No sabemos si tenemos o no el coronavirus porque no nos han dado la respuesta, pero aun así nos envían a cuidar pacientes”, señaló un miembro del personal médico afectado que pidió el anonimato.

“Nos han pedido que no demos información a los medios, que las autoridades no quieren que esto se sepa”, dijo la fuente, quien también señala que no cuentan con trajes de bioseguridad para atender la emergencia.

“Solo nos han dado guantes, gorros y mascarillas quirúrgicas, eso no es suficiente”, destacó.
Ayer, un médico neonatólogo del hospital dio positivo de coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba