Nacionales

Siguen cuestionamientos contra resolución a favor de magistrado Eduardo Jaime Escalante Díaz

Los magistrados de la Cámara Primera de lo Penal de San Salvador y el presidente Nayib Bukele, se han enfrentado a raíz de la resolución que liberó al magistrado Eduardo Jaime Escalante Díaz del delito que la Fiscalía General de la República le acusaba por supuestamente tocar los genitales a una niña de 10 años.

Magistrados Guillermo Arévalo Domínguez y Martín Rogel Zepeda.

Guillermo Arévalo Domínguez y Martín Rogel Zepeda, los dos magistrados que votaron para liberar a Escalante Díaz, señalaron a través de un comunicado de prensa que el presidente Bukele, el vicepresidente Félix Ulloa y otros funcionarios cometieron una «clara violación a la independencia judicial». El pronunciamiento de los magistrados es en respuesta a las críticas de los funcionarios sobre el caso de Eduardo Escalante.

En el comunicado que Arévalo y Rogel Zepeda emitieron para explicar los motivos de la resolución que liberó a Escalante del delito de agresión sexual en menor se lee. «Se documentarán los hechos acaecidos desde el pasado jueves 31 de octubre y se dará aviso e informe a la Corte Suprema de Justicia y la Relatoría Especial para la Independencia Judicial de las Naciones Unidas».

Twitter del Presidente Bukele.

Ante esta resolución, el presidente Bukele reaccionó en su cuenta de Twitter diciendo: «Los magistrados que resolvieron que tocar a una niña en sus genitales ‘NO ES DELITO’, ahora dicen que este servidor ha cometido una ‘CLARA VIOLACIÓN A LA INDEPENDENCIA JUDICIAL’. ¿Los paladines de la inocencia, ahora condenan sin juicio? Grábenselo: #TocarNiñasSíEsDelito».

Además de rechazar los señalamientos en su contra los magistrados Arévalo y Rogel Zepeda explicaron que, a su juicio, las pruebas que presentó la Fiscalía no logran demostrar que Escalante Díaz, también magistrado, pero de la Cámara Tercera de lo Civil, agredió sexualmente a una niña de 10 años, el 18 de febrero pasado, en la residencial Altavista II, del municipio de Tonacatepeque, al oriente de San Salvador.

Manifestantes piden castigo.

Arévalo y Rogel dieron la razón a la defensa de Escalante durante la audiencia preliminar que terminó el 31 de octubre. Los abogados plantearon que la acusación no era un delito, sino una falta denominada en el Código Penal como «actos contrarios a las buenas costumbres y el decoro público». El castigo implicaría solo multa y no cárcel.

Escalante Díaz enfrenta un proceso penal luego de que el 4 de marzo pasado la Asamblea Legislativa le quitó la inmunidad jurídica (fuero constitucional) que tenía por su calidad de magistrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba