Un día como hoy

Un día como hoy asesinaron al Presidente John F. Kennedy

El 22 de noviembre de 1963 es asesinado a tiros en Dallas, Texas, el Presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy.

El Lincoln negro descapotable va a paso de hombre por la avenida. Tiene tres filas de asientos. En la primera van el chofer y un agente el servicio secreto. En la segunda el gobernador del estado y su esposa. En la tercera el matrimonio que todo el mundo había ido a ver pasar: John Fitzgeral y Jackie Kennedy.

Al momento de los disparos, el gobernador de Dallas se contoneó y se inclinó hacia su izquierda. El presidente de Estados Unidos se agitó en su asiento. Otros tres segundos, otra detonación. La cabeza de JFK se sacudió con violencia. Kennedy se desplomó mientras la cara se deshacía en un gesto de dolor. Jackie, su esposa, se desesperó y subió hacia la zona del baúl. Su traje rosa y su sombrero producen un contraste grotesco con la tragedia. Gateó por la parte de atrás de la carrocería hasta que un guardaespaldas logró hacerla ingresar al auto de nuevo, que ya asumida la gravedad de la situación, aceleró para alejarse del lugar.

El resto del camino Jackie sostuvo la cabeza de John en su regazo. La sangre empapó y tiñó su conjunto Channel. Ella procuraba que el cerebro de su marido dejara de escabullirse del cráneo.

Cuando el auto se detuvo en la explanada de Parkland, el hospital principal de Dallas, poco podían hacer los médicos. Sin embargo teniendo en cuenta la relevancia del paciente, estuvieron 40 minutos intentando lo imposible. Traqueotomía, maniobras de resucitación, vías en los brazos. Nada se podía hacer. John Fitzgerald Kennedy había sido asesinado ese 22 de noviembre de 1963.

La policía detuvo con velocidad a Lee Harvey Oswald a quien se le adjudicó el homicidio. En esas primeras horas empezaron a surgir oscuros datos del pasado de Oswald. Pero dos días después mientras era trasladado esposado, en medio de un aquelarre de periodistas y curiosos (se calcula que había más de 300 personas en el lugar, sin restricciones de circulación), un hombre se interpuso en su camino y cara a cara le asestó un disparo mortal desde centímetros de distancia.

Jack Ruby con televisación en directo para todo el país había matado al asesino de Kennedy. Como no podía ser de otro modo, el pasado de Ruby. Un hombre con contactos con la mafia que había hecho de los pequeños delitos su modo de vida. Ruby fue juzgado y con velocidad condenado a muerte. Pero esa sentencia se revocó y murió unos años después en prisión mientras esperaba un nuevo juicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba