DeportesInternacionales

¡Furia de Mourinho! Tottenham goleaba pero West Ham le robó empate

Esos resultados que hacen del fútbol una pasión: Tottenham goleaba 3-0 a West Ham pero el partido acabó 3-3, gracias a un golazo de antología y por cuenta, además, de un autogol de Dávinson Sánchez.

Una paliza le dio Tottenham a West Ham en el primer tiempo cuando desde el primer minuto se adelantaba el local en un centro por derecha de Kane para el certero Son, la llave de gol del equipo de José Mourinho.

Sobre los 5 minutos parecía que despertaba el visitante en un gran remate de Cresswell que salió apenas rozando la esquina izquierda, pero poco duraría la emoción por cuenta, otra vez, de la misma dupla Son-Kane: esta vez el coreano asistió y el británico definió para el 2-0 apenas a los 8 minutos.

¿Reacción? La del local. A los 16 de nuevo lastimaba cuando Reguilón aparecía para meter un centro impecable a la cabeza de Kane, quien se abrazaba con el español para festejar el doblete. El lateral, el que no tenía espacio en el Real Madrid, sal a la herida de Zidane… en fin.

Y pudo ser peor para el West Ham si, a los 35, Son capitaliza la asistencia de Aurier, acción con la que terminaría el aguacero que caía sobre un tímido y desconcertado equipo de Moyes.

Pero en el segundo tiempo el discurso del DT pudo tener efecto pues se fue arriba West Ham a buscar un gol cuando antes, y lo tuvo con Cresswell, con Antonio y Masuaku, una lluvia de centros bien controlados por Lloris unas veces y evacuados a tiempo por un Dávinson práctico y de partido correcto.

La calma volvió para Tottenham sobre los 60, con sendas ocasiones de Kane, y los 72, finalmente, el regreso tan esperado: Bale reemplazó a Bergwijn y entró a cobrar un tiro libre al que le faltó un poco de potencia. Kane-Son-Bale y Tottenham se fue al ataque frontalmente ante un West Ham que ya solo quería evitar un bochorno.

Sobre el 79 ya Son se fue para el descanso y el aplauso y lo reemplazó Lucas Moura.

Un inesperado descuento apareció a los 82, cuando el paraguayo Balbuena sorprendió a espaldas de todos en el salto y de cabeza puso el 3-1.Y entonces la amargura de Dávinson, quien en el intento de despejar la pelota ante el asedio rival acabó metiendo la pelota en su arco para el 3-2.

Y el West Ham se iba encima y se presentía el empate, y encima Bale entraba totalmente desenfocado y se perdía el 4-2 cantado sobre el final y el argentino Lanzini, recién llegado al juego, marcaba a los 94 el 3-3 final.

Dolor para el Tottenham, emoción para un luchador West Ham, y no quieres ser jugador de los Spurs a esta hora en el regaño que retumba y en el que solo se oye la voz de Mourinho…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba