Nacionales

Nicolás Alfredo Martínez pide a la Sala de lo Constitucional su reemplazo en su cargo antes de ser presidente del BCR

El expresidente del Banco Central de Reserva, Nicolás Alfredo Martínez pidió amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia porque le suprimieron, aparentemente sin causa justificada, la plaza que tenía en el BCR.

El despido se dio un mes después de haber sido reincorporado al BCR, ya que a él le dieron permiso sin goce de sueldo en su cargo anterior para fungir como Presidente de la referida institución.

Lo que quiere Martínez es recuperar su trabajo de 23 años “en vista de producir un daño irreparable o de difícil reparación por la sentencia definitiva, reinstalándome en mi cargo o en otro de similares funciones, ordenándose consecuentemente el pago de mi salario”.

En su demanda Martínez reveló que el presidente Nayib Bukele le pidió la renuncia al cargo del presidente del BCR a través del secretario jurídico de la Presidencia, Conan Castro.

“Me hizo saber que requerían que abandonara el cargo por haber asistido el día previo a la sesión de trabajo a la Comisión Especial de la Asamblea Legislativa para investigar la colocación de títulos y préstamos en los mercados nacionales e internacionales por parte del Estado salvadoreño, dentro del marco de la pandemia del Covid-19”.

“Es este hecho en el que se basó el requerimiento presidencial de retirarme del cargo del presidente del BCR; y posteriormente, de mi despido disfrazado de cierre de plaza”, señala Martínez en la demanda.

Lo que provocó su despido fue que cuando se presentó a la comisión especial legislativa dijo que el gobierno tuvo $15 millones diarios de abril a agosto para hacer frente al Covid-19.

También dijo que a las arcas del Estado ingresaron $1,643 millones y egresaron $1,036 millones, quedando un remanente de $606 millones en el referido período.

Martínez pide a los magistrados constitucionalistas que ordenen de inmediato la suspensión del cierre de su plaza laboral como medida cautelar, mientras se tramita el proceso de amparo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba