DeportesInternacionales

Barza comienza el 2021 con pie derecho

La esperanza de que el 2021 sea un año mucho mejor que el anterior empieza a coger forma en el Barza antes que en cualquier otro lugar o estamento del mundo entero.

Tres partidos disputados, tres victorias obtenidas, una racha que también era insólita desde que el inicio de la temporada. Como si el equipo disfrutara ya de los efectos de la vacuna. Sin que hubiera llegado a irse, el club, el equipo y la hinchada pueden celebrar el regreso de Lionel Messi, espiritual y efectivamente, con un par de goles más que le han elevado ya a la cima de la clasificación del Pichichi.

Tan notorio ha sido el cambio del calendario que el Barça ha encadenado tres triunfos consecutivos en la Liga que le han permitido ascender hasta los niveles que le corresponden. La suerte se ha transformado de forma tan abismal que el cuadro azulgrana anotó los tres goles en los tres primeros tiros bien dirigidos. Como añadido a las bondades del anuario cabe subrayar que Antoine Griezmann marcó: no anotaba desde noviembre. Y dos veces. Abrió el camino del éxito y lo cerró con un remate que parecía imposible para él, con un tiro cruzado con la derecha. Por un día se sentó a merendar a la mesa de Messi, que lleva el triple.

La metaformosis del Barça se podrá dar por completa cuando sea capaz de mostrarse como un once más sólido y seguro. Para no abandonar la calamitosa costumbre del año pandémico, a punto estuvo de encajar primero. Igual que en Bilbao, sede de la primera remontada como dios manda. Un mal pase horizontal de De Jong a Busquets (semejante al de Messi en San Mamés) dejó a Antonio Puertas enfilando hacia Ter Stegen. Una mano del alemán evitó la desgracia acostumbrada y dio tiempo a sus compañeros a que le tomaran el aire al partido. No era fácil ante un Granada de colmillo y pie fuerte, envalentonado por su buen momento deportivo, codeándose en las altas esferas, también las europeas, y con el recuerdo del 2-0 de la última Liga. De aquel once del Barça solo repetían Griezmann y De Jong.

No pintó bien el partido en la incertidumbre de la fase inicial, pero aquella esquiva suerte de los azulgranas ha mutado con la hoja del almanaque: un pésimo despeje de Soldado convirtió en buena la posición antirreglamentaria de Griezmann, solo ante el meta del Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba