EconomíaNacionales

La banca salvadoreña está a favor que el Gobierno alcance un acuerdo financiero con el FMI para garantizar estabilidad fiscal

La banca salvadoreña se mostró a favor que el Gobierno alcance un acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI), asegurando que esto podría garantizar estabilidad fiscal al Gobierno y ayudaría a alcanzar un mayor crecimiento económico.

“Un acuerdo con el Fondo enviaría una señal muy positiva a los inversionistas y contribuiría a mejorar la calificación de riesgo soberano del país”, destacó ayer el presidente de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), Raúl Cardenal.

Según Cardenal, se tienen entendido que en los últimos meses se han dado reuniones del Gobierno con el FMI para alcanzar un acuerdo financiero, lo que les hace pensar que este se concretaría pronto.

En efecto, el pasado 27 de enero el Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, confirmó a un grupo de inversionistas en una reunión virtual privada que se han mantenido reuniones activas con el gobierno salvadoreño para contratar un programa después de las elecciones.

Sin embargo Cardenal expuso que las recomendaciones de este organismo van por la vía de hacer un ajuste fiscal de entre 3% y 5 % del PIB con un plazo de cinco años, aunque está consciente que todo depende de la negociación que se logre con él.

Tener un acuerdo con el FMI es asumir una serie de compromisos fiscales, muchos de los cuales no son populares entre la población, comenzando por su principal requerimiento: subir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y siguiendo con la aplicación de un impuesto predial y la implementación de medidas de contención del gasto, entre ellos la reducción de empleos públicos.

Cardenal destacó que el FMI aprobó esta semana un acuerdo financiero con Costa Rica por $1,700 millones a 36 meses plazo, en el que se contempla una reducción del déficit fiscal en el mediano plazo.

Por ello el representante bancario afirmó que también es urgente que el país logre una sostenibilidad fiscal para que el déficit que El Salvador tiene y que superó el 10 % del PIB en 2020 se disminuya y se garantice el servicio a la deuda.

Raúl Cardenal.

El pago del servicio de la deuda es, además, de mucha importancia para el sector pues son los bancos los que han financiado gran parte de la deuda estatal con la compra de Letras del Tesoro (Letes).

Actualmente el nivel de deuda de corto plazo del Gobierno en Letras del Tesoro ya alcanzó los $1,409 millones y son financiados por el sector bancario.

Cardenal dijo al respecto que por ahora el sistema bancario seguirá apoyando con financiamiento al gobierno mientras se mantengan los montos bajo el límite establecido por la ley.

“Los montos de los Letes aumentaron en medio de la pandemia y se han mantenido estables en ese monto de $1,400 millones y se considera que los bancos continuarán apoyando en la renovación de esos Letes, en ese sentido no hay cambio en la disponibilidad de los bancos de apoyar el financiamiento de corto plazo”, dijo Cardenal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba