Nacionales

Salvadoreño en Estados Unidos denuncia abuso de autoridad en Régimen de Excepción

Gonzalo vive en Estados Unidos desde que el crimen organizado le ejecutó una buena parte de su ganado y luego lo amenazara de muerte tras haberlos denunciado con la policía.

Antes de irse había conocido a una mujer que se encargó de cuidar a su anciano padre hasta sus últimos días.

«Cuando mi papá murió, me dijo: ‘Me quedé sin trabajo’. Yo le dije: ‘No te preocupés’. Y desde entonces le envío dinero», contó Gonzalo, quien llamó a  La Prensa Gráfica.

Pero el dinero que envía no es para que Carmen se dé una gran vida. Es para que pueda alimentar y ofrecer atención médica a tres personas paralíticas, a quienes cuida por voluntad de servicio, no porque sean sus familiares ni porque tenga algún tipo de obligación.

Las tres personas a las que cuida son dos mujeres y un adolescente de 13 años. Ninguno es familiar entre sí. A cada una de esas mujeres le mataron a tres hijos. «A una de ellas ya le habían matado a dos hijos varones de 13 y 15 años y solo le había quedado una hija de 16. Cuando ella (esa hija) iba a recoger el dinero que yo mando desde hace cuatro años le metieron cuatro o cinco balazos», dijo Gonzalo.

A la otra mujer le mataron a un hijo varón que iba a graduarse de abogado de la Universidad El Salvador (UES) junto con una hermana. Luego a otro hijo.

«Estoy llamando porque ayer (miércoles 27 de abril) ha llegado la Policía a las 2:00 de la mañana, le han tumbado la puerta y le robaron el celular que yo le compré para comunicarse conmigo y el dinero que le envié», narró en evidente tono de molestia.

«Es terrible lo que estamos viviendo. Me ha indignado tanto esto. Tengo rabia. Son tres personas inválidas que no tienen a quién acudir. Al que puso a ese talibán como presidente, que lo quite, porque yo estoy muy indignado con esto que está haciendo», añadió.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba