Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Nacionales

Ambientalistas presentan a embajada de Guatemala su preocupación por contaminación de aguas

Las aguas contaminadas son de dos ríos que desembocan en el lago de Güija, ademas contaminan aguas del río Lempa que es el principal proveedor del preciado líquido a gran parte de salvadoreños.

Miembros de la Asociación de Mujeres Ambientalistas de El Salvador (AMAES), expresaron su preocupación por los impactos ambientales que genera la mina Cerro Blanco en territorio guatemalteco cuyos residuos contaminan las aguas de los ríos Ancuchapa, Ostua y el Lempa.

Esta semana, los movimientos sociales presentaron una carta en la embajada de Guatemala donde expusieron, una vez más, la problemática y que ésta sea expuesta con el gobierno guatemalteco. Según las organizaciones, el proyecto de extracción de oro se ubica a siete kilómetros de la frontera con El Salvador.

En la carta entregada solicitan al gobierno que “las licencias del proyecto minero Cerro Blanco deben ser canceladas, ya que es un proyecto que ha sido aprobado de manera irregular y sin estudios de impacto ambiental adecuados”.

 

También piden que las autoridades guatemaltecas establezcan un diálogo de la Comisión Binacional con autoridades salvadoreñas, que esté orientado a proteger las cuencas transfronterizas para garantizar el derecho al agua de las personas.

De acuerdo con el doctor en geofísica, Steven H. Emerman, que ha realizado estudios del impacto ambiental y asegura los descartes de oro provenientes de la mina estarían a solo 103 metros pendiente arriba de la quebrada El Marial, donde estos descartes podrían fluir hacia el río Ancuchapa y luego hacía el río Ostua, que desemboca el Lago de Güija.

Según las organizaciones y estudios realizados, existe un grave peligro de que las aguas del Lago de Güija, compartido con Guatemala, y el río Lempa, que abastece de agua potable a casi un millón de personas del Área Metropolitana de San Salvador, sea contaminado por el proyecto minero.

“Somos las mujeres las que estamos en las actividades del cuidado, las actividades reproductivas que son esenciales para la vida”, aseguró Nelly Rivera, de la Asociación de Mujeres Ambientalistas de El Salvador (AMAES).

Asimismo, se recordó la consulta pública municipal que se hizo hace un año en el municipio de Asunción Mita, Guatemala, el cual es el pueblo más cercano al terreno donde se ejecutaría el proyecto de la Mina Cerro Blanco.

En esta consulta, un total de 7,481 personas de Asunción Mita votó en contra del proyecto minero y 904 estuvieron a favor. Con ello, según las organizaciones, se mostró que la población del municipio guatemalteco, en su gran mayoría, estaba consciente del daño que puede generar esta mina.

De igual manera cuestionaron que el gobierno de El Salvador no se haya manifestado, de forma firme, ante el de Guatemala para exponer este grave peligro de contaminación de las aguas, especialmente las del río Lempa que es el principal proveedor de agua potable a miles de salvadoreños que se verán afectados con la contaminación de las aguas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba